Enfermera a Domicilio

En Vela® le ofrece prestaciones de excelencia con personal confiable y capacitado.

enfermeria-en-vela-rosario

Servicio de Enfermería a Domicilio

Conozca nuestro servicio de Enfermera a Domicilio, capaz de atenderlo tanto en su hogar como en sanatorios u hospitales. Obtenga tranquilidad, atención y compañía siempre que lo necesite.

Tareas

Inyecciones

Colocación y Retiro de Sondas

Curaciones

Control de Presión

Enemas

Colocación de Suero

Control de Signos Vitales

Dinámica del desarrollo de la enfermería profesional

Con el transcurso de los años se ha llegado a identificar como enfermera a cualquier persona que brinda cuidados; por ejemplo, algunos historiadores señalan que las raíces de la enfermería moderna se encuentran en los cuidados prestados por las soldaderas o las religiosas a los militares enfermos o incluso en las madres que crían a sus hijos. La suposición de que la enfermería es un arte innato a cualquier mujer ha obstaculizado el desarrollo de un concepto de enfermería como profesión que cuenta con un conjunto organizado de Enfermera a Domicilio Rosario conocimientos y requiere habilidades especializadas

propias. En Estados Unidos, la enfermería como ocupación organizada se inició en 1873 con la elaboración de programas educativos basados en el modelo británico de Florence Nightíngale. Sin embargo, a causa de los tremendos cambios sociales y tecnológicos que se produjeron en aquella época, la enfermería comenzó a ser manipulada casi de inmediato en beneficio de otros grupos. Si se tiene en cuenta la posición dependiente que ocupaban las mujeres en la sociedad victoriana, y la carencia de una base conceptual para la práctica, la educación en enfermería era susceptible Enfermera a Domicilio Rosario de ser controlada por médicos y administradores de hospitales. Estas

mismas fuerzas han seguido influyendo en el desarrollo de la enfermería de tal manera que, apenas hoy, más de 110 años después, la enfermería moderna comienza a alcanzar una posición profesional. Este capítulo presenta una perspectiva histórica de las fuerzas que actualmente ejercen alguna influencia en el crecimiento y desarrollo de la profesión de enfermería. INFLUENCIA DEL PAPEL DESEMPEÑADO POR LA MUJER A Enfermera a Domicilio Rosario mediados del siglo XIX las mujeres llevaban una vida muy limitada. Legalmente, se consideraba a la mujer pupila del padre o del Enfermera a Domicilio Rosario marido; no tenía legítimos derechos ya que el código civil establecía: «marido y mujer son

uno solo, y ese uno es el marido» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 71). La «época victoriana» también produjo caballerosidad y etiqueta exageradas; las «damas» eran consideradas frágiles y físicamente débiles. «Más pequeñas y débiles que los hombres, obviamente eran consideradas también inferiores desde el punto de vista mental y físico» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 49). Se esperaba que la mujer estadounidense fuese modesta, humilde, piadosa y casta. La «mujer culta, educada y ‘femenina’ descubrió y apreció en forma Enfermera a Domicilio Rosario intuitiva sus limitaciones y nunca trató de sobrepasarlas» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 184). El papel de la mujer estaba

en el hogar. Su obligación más importante era ser madre. No era conveniente que las mujeres respetables tuviesen una carrera, ni siquiera que recibiesen cierta educación. De hecho, había cierta preocupación de que la educación interfiriera con la capacidad de procrear, ya que concentraría la energía en el cerebro en lugar de hacerlo en los órganos reproductores. Hasta el hecho de trabajar como gobernanta en una casa socialmente respetable se miraba con recelo. Eran pocas Enfermera a Domicilio Rosario las mujeres que pasaban de la escuela primaria, aunque es posible que unas cuantas excepciones asistieran a «escuelas para señoritas» donde aprendían cómo comportarse en

sociedad, a tocar el piano y a cantar. Así pues, en 1870 las mujeres que tenían que trabajar se encontraban en una posición muy difícil. Las opciones de trabajo para las mujeres de clase baja sin alguna capacitación fuera del hogar «se limitaban virtualmente a la venta al por menor, trabajar en una fábrica, el servicio doméstico o la prostitución» (Bullough y Bullough, 1978, p. 118), puesto que la enseñanza Enfermera a Domicilio Rosario o el trabajo de oficina exigían cierta educación. Por estas razones, la capacitación en enfermería pareció una alternativa razonable a las mujeres de modestos recursos que deseaban o necesitaban tener

una carrera. No obstante, hasta esa época la enfermería era considerada una ocupación inferior e indeseable; gran parte de la atención dada a los enfermos en los hospitales era brindada por mujeres indigentes de los asilos y casas de caridad que no contaban con la experiencia ni con el deseo de ser buenas «enfermeras». En Nueva York, las delincuentes que eran arrestadas por alcoholismo o Enfermera a Domicilio Rosario vagancia eran obligadas a trabajar durante 10 días en el Bellevue Hospital en lugar de cumplir una condena en prisión. Dickens (1910) inmortalizó a Sairey Gamp y a Betsy Prig, dos viejas sucias, descuidadas y

perezosas, en su obra Martin Chuzzlewit, como una «fiel representación del tipo de personas que se contrataban para atender a enfermos pobres». No cabe duda de que ninguna mujer decente se hubiera dedicado a la «enfermería» hospitalaria si no hubiese sido por Florence Nightingale. El ejemplo dado por Florence Nightingale durante la Guerra de Crimea comenzó a cambiar la imagen Enfermera a Domicilio Rosario que tenía el público de la enfermería. «Hizo que la opinión pública comprendiera que la enfermería era un arte que debía adquirir la posición de una profesión para la cual se requería cierta preparación» (Kjervik y Martinson, 1979, p. 22).

Como resultado de su educación inglesa victoriana de clase alta, Florence Nightingale creía que la enfermería guardaba una estrecha relación con la maternidad, ya que en ambas se empleaban las «características naturales femeninas de cuidados, compasión y sumisión» (Kjervik y Martinson, 1979, p. 38). Aunque creó un modelo teórico de enfermería (en el cual el Enfermera a Domicilio Rosario medio ambiente afectaba el estado de salud), creía que la función de las enfermeras debía consistir en seguir las órdenes e instrucciones de los médicos y no tomar decisiones independientes. Consideraba que en la educación de las enfermeras debía hacerse hincapié en el cumplimiento de

órdenes. Esta creencia constituyó un antecedente de vital importancia en la definición de las enfermeras como subordinadas de los médicos, incluso en el caso de cuidados básicos de enfermería, área en la que éstos carecían por completo de experiencia. La decisión de Florence Nightingale por mejorar la pésima reputación que Enfermera a Domicilio Rosario tenía la enfermería la llevó a proponer políticas muy estrictas, apropiadas a aquella época, pero que se prolongaron en detrimento del desarrollo profesional de la enfermería. En la selección de candidatos para estudiar la carrera de enfermería se concedía gran importancia al buen carácter, pero se ignoraban las características intelectuales.

La «residencia» de enfermería se creó para proteger y supervisar la moralidad, pero también fomentó la dependencia y el aislamiento de las estudiantes y dio a los hospitales un control casi absoluto sobre todos los aspectos de su vida. La rígida jerarquía del servicio de Enfermera a Domicilio Rosario enfermería, instituida para mantener la disciplina, hizo que se diera mayor importancia a la autoridad que al desarrollo de las cualidades de liderazgo de una persona. Sin embargo, debido al ejemplo de Florence Nightingale, la imagen popular de la enfermera pasó a ser de «dama de la lámpara» con cualidades angelicales de compasión desinteresada y

afanes interminables por aliviar el sufrimiento. Casi sin ayuda, Florence Nightingale hizo de la enfermería una profesión respetable y muchas mujeres se sintieron atraídas por ella. En Estados Unidos, el sistema de capacitación en enfermería fue instituido al mismo tiempo Enfermera a Domicilio Rosario que las mujeres comenzaron a tener acceso a una educación superior. A fines de 1870, la mayor parte de las universidades estatales admitían mujeres. Vassar abrió sus puertas en 1865 y tanto Smith (1871) como Wellesley (1875) se fundaron en la década de 1870. Como estas universidades estaban en el proceso de establecerse ellas mismas, no deseaban asociarse con una

ocupación de reputación dudosa; por otro lado, estaban fuera del alcance económico de mujeres de clase baja que se sentían atraídas por la enfermería como una forma de mejorar su posición. Resulta irónico que la Enfermera a Domicilio Rosario enseñanza de enfermería se estableciera como aprendizaje bajo el control de médicos y hospitales al mismo tiempo que la educación médica alcanzaba niveles de posgrado. INFLUENCIA DEL SISTEMA DE SERVICIOS DE SALUD El hogar como ambiente de atención En Estados Unidos se comenzó a capacitar enfermeras por primera vez en la década de 1870. En aquel entonces, los pacientes que podían pagar recibían atención médica

en sus hogares y los miembros femeninos de la familia se encargaban fundamentalemnte de brindar los cuidados de enfermería necesarios. Conforme empezaron a graduarse enfermeras en las escuelas de capacitación, Enfermera a Domicilio Rosario se contrataban para que brindaran servicios de enfermería en el hogar bajo la supervición del médico. La única alternativa que tenían las personas demasiado pobres para pagar un médico y una enfermera que los atendiera en el hogar consistía en acudir a un hospital, donde estudiantes de medicina sin capacitación y asistentes perezosos y descuidados eran los encargados de proporcionar «atención». Fue en 1886 cuando se crearon en Boston y

Filadélfia las primeras organizaciones de enfermería de distrito, para brindar atención a todos los enfermos sin considerar su capacidad de pago. Las enfermeras obedecían las Enfermera a Domicilio Rosario órdenes de los médicos, aplicaban tratamientos, registraban el pulso y la temperatura, y enseñaban higiene al paciente y a su familia (Moore, 1900, pp. 18-20). En 1893, Lilian Wald y Mary Brewster abrieron en Nueva York la Henry Street Settlement House, y emplearon por vez primera el término «enfermera de salud pública» para describir a sus enfermeras capacitadas. En 1900, habían 20 organizaciones de enfermería de distrito en el país que daban empleo a 200

enfermeras (Roberts, 1954, p. 14). Comenzaron a hacerse evidentes algunos de los principios básicos de la enfermería de salud pública. Enfermera a Domicilio Rosario Cada vez era más notorio que los servicios de enfermería deberían estar a disposición de todos los enfermos sin importar su capacidad de pago ni sus creencias religiosas; empezó a hacerse una clara distinción entre la enfermería y la beneficencia; las enfermeras comenzaron a reconocer la importancia de llevar registros; las relaciones profesionales entre médicos y enfermeras se protegían y mantenían con sumo cuidado y empezó a subrayarse la importancia de la cooperación con otros grupos de la comunidad para

brindar la mejor atención al paciente, reconociéndose que las enfermeras de distrito requerían más preparación Enfermera a Domicilio Rosario de la que recibían en los programas hospitalarios (Tinkham y Voorhies 1972, p. 22). La enfermería de salud pública continuó progresando desde 1900 hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. Se difundió la conciencia social y se fomentaron las reformas sociales y legislativas. Las organizaciones voluntarias se desarrollaron con rapidez en este clima y, en 1912, se creó la Organización Nacional de Enfermería de Salud Pública, cuya membresía estaba abierta a enfermeras de salud pública, organizaciones de salud pública y ciudadanos interesados. En esta

época (1910), se fundó el Departamento de Enfermería y Salud Enfermera a Domicilio Rosario en el Teachers College de Nueva York, primer departamento de enfermería en una universidad, ofreciéndose cursos avanzados de enfermería para la preparación de maestros, administradores y enfermeras de salud pública. Conforme evolucionaron los hospitales y la profesión médica, el hogar comenzó a perder importancia como centro de atención de salud. Los hospitales se convirtieron en instituciones respetables dentro de la comunidad para todo tipo de pacientes. No obstante, fue hasta principio de los años 30 cuando los hospitales comenzaron a contratar enfermeras capacitadas en número significativo, ya que, hasta ese

momento, las enfermeras privadas y Enfermera a Domicilio Rosario las enfermeras de salud pública brindaban atención a los pacientes en sus propios hogares. El hospital como patrón Al iniciarse los últimos 25 años del siglo XIX, dio principio la educación en enfermería en Estados Unidos. Los hospitales eran instituciones «donde se daba cabida a extraños y enfermos pobres» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 24). Muchos hospitales estaban sucios, sin ventilación y contaminados por la infección. Tendrían que transcurrir otros diez años para descubrir las causas de enfermedades infecciosas, como fiebre tifoidea, cólera y difteria. Los guantes de goma para las intervenciones quirúrgicas no se

Enfermera a Domicilio Rosario inventaron hasta 1891. El termómetro y la jeringa hipodérmica no fueron de uso común hasta la década de 1880. El principal tratamiento para muchas enfermedades eran las sangrías, que sin duda mataban a más pacientes de los que aliviaban. Las condiciones hospitalarias era tan miserables que la gente comenzó a exigir reformas. Durante la Guerra de Crimea que tuvo lugar en Europa 20 años antes (1854-1856), Florence Nightingale y su pequeño grupo de autollamadas enfermeras, lograron reducir la mortalidad en un hospital del ejército del 42% a un poco más del 2% (Goodnow, 1938, pp. Enfermera a Domicilio Rosario 95 y 97). Varios años

más tarde, durante la Guerra de Secesión en Estados Unidos (1861-1865), mujeres voluntarias demostraron su capacidad de manejar el trabajo pesado y mejoraron las condiciones en los hospitales militares. De esta manera, después de la guerra, se consideró que el movimiento encaminado a crear escuelas de capacitación en enfermería constituía una forma de mejorar las condiciones hospitalarias, al mismo tiempo que proporcionaba una ocupación respetable a las mujeres. Los extraordinarios descubrimientos científicos y cambios sociales ocurridos durante el último cuarto del siglo XIX propiciaron la evolución de los hospitales. El Enfermera a Domicilio Rosario descubrimiento de radiografías, anestésicos, y el valor de los procedimientos

de asepsia, dieron como resultado el nacimiento de la cirugía aséptica, que requería equipo especializado difícil de encontrar fuera de los hospitales. Como consecuencia de la revolución industrial, se produjo un importante flujo de personas a las ciudades, incrementando en forma considerable la demanda de atención médica. Anteriormente, los médicos atendían a los pacientes en sus hogares y sólo aquellos demasiado pobres para pagar los servicios de un médico privado acudían a los hospitales. El mejoramiento de las condiciones hospitalarias, unido a la necesidad de Enfermera a Domicilio Rosario centralizar la atención médica, dio como resultado el rápido crecimiento de los hospitales. De 1873

a 1923, el número de hospitales en Estados Unidos aumentó de 149 a 6 762 (Bullough y Bullough, 1978, p. 132); muchos de ellos eran propiedad de médicos, pero es preciso señalar que ese crecimiento tan grande no hubiera sido posible sin los servicios económicos y eficientes proporcionados por las estudiantes de enfermería de las escuelas de capacitación de los hospitales. La escuela de hospital continuó siendo la’ principal fuente de educación para las enfermeras hasta la década de 1960, Enfermera a Domicilio Rosario cuando comenzaron a aumentar en forma espectacular los programas de educación técnica (Cuadro 1-1). Como los hospitales también han sido

los patrones más importantes de las enfermeras desde 1940, siguen ejerciendo en nuestros días una gran influencia en la práctica de la enfermería. Desarrollo de la profesión médica Parece increíble la posición que ocupan actualmente la educación y la profesión médicas cuando se compara con la situación que tenían justo después de la Guerra de Secesión de Estados Unidos. Como norma en Estados Unidos, una escuela de medicina otorgaba el título al término de «cursos Enfermera a Domicilio Rosario anuales de cuatro meses de duración en un período de dos años. Los estudiantes de primer y segundo año asistían a las mismas conferencias cada

año» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 25). Se esperaba que entre los dos cursos de conferencias los estudiantes dedicaran algún tiempo a observar pacientes con un médico preceptor, pero todavía no existía la enseñanza sistemática en los hospitales. Las escuelas de medicina de aquella época eran escuelas privadas que no estaban asociadas con una universidad u hospital; las mejores escuelas de medicina comenzaron a estrechar sus relaciones con los hospitales Enfermera a Domicilio Rosario entre 1870 y 1880; la asistencia regular a las clases no era obligatoria y los exámenes solían ser superficiales. Los requisitos de admisión variaban de algunos estudios de secundaria a

un grado universitario; un dicho popular de la época decía que «un muchacho inepto para alguna otra cosa debe estudiar para médico» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 25). Durante el último cuarto del siglo XIX y los primeros años del XX, el núcleo de las reformas efectuadas en la educación médica consistía en mejorar los niveles de admisión, «para nivelar a toda la profesión por Enfermera a Domicilio Rosario encima de una base reconocida en lugar de crear una élite educativa» (Stevens, 1971, p. 38). (Como se verá más adelante, esto es precisamente lo que se trata de subrayar en la educación en enfermería

100 años después). Las reformas efectuadas en Harvard en la década de 1870 que dieron como resultado un plan de estudios graduado, extensión del plan de estudios a tres años, aplicación de exámenes regulares y el requisito de contar con un grado universitario para ser admitido, señalaron el inicio de un nuevo movimiento hacia la institución de una educación médica Enfermera a Domicilio Rosario universitaria auténtica (Stevens, 1971, p. 41). Entre 1900 y 1926, el número de escuelas de medicina se redujo de 160 a 79, y el número de estudiantes que se graduaban cada año disminuyó de 5 214 a 3 962 (Burgess,

1928, p. 35). El rápido incremento de los conocimientos básicos para la práctica de la medicina hizo necesario aumentar los requisitos de admisión y graduación y dar una mayor importancia a la calidad. De esta manera, gracias a una coincidencia histórica, los últimos años del siglo XIX fueron una encrucijada para la enfermería y la Enfermera a Domicilio Rosario medicina. La creación de programas de formación de enfermeras con base en los hospitales proporcionó estudiantes de enfermería que tenían acceso constante a los pacientes, lo cual resultó una amenaza para los médicos que tenían muy poca capacitación práctica. Todos los esfuerzos por mejorar la

educación de las enfermeras fueron combatidos tenazmente por los médicos y por la medicina organizada. La dominación evitaba la competencia de una manera eficaz. Al mismo tiempo, la revolución científica y tecnológica y la rápida urbanización e inmigración «dispararon el desarrollo de los hospitales y de la medicina» (Stevens, 1971, Enfermera a Domicilio Rosario p. 34). La educación médica pasó a la universidad de posgrado, que condujo a la educación profesional verdadera, en tanto que la educación en enfermería siguió siendo la capacitación en un oficio que mantenía la relación de servidumbre con médicos y hospitales. ¿Por qué las enfermeras no rompieron el molde

del oficio? ¿Por qué la educación en enfermería no pasó a la universidad como lo hizo la educación en medicina? La respuesta simple es que la enfermería estaba constituida casi en su totalidad por mujeres, y que en los Estados Unidos del siglo XIX las Enfermera a Domicilio Rosario mujeres tenían muy pocas oportunidades. En ausencia de una teoría de enfermería que proporcionara una base de poder independiente de la medicina, a los médicos y hospitales les resultó muy sencillo controlar la enfermería. Crecimiento del «equipo de enfermería» Cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial, las enfermeras diplomadas graduadas eran aceptadas como

parte del personal hospitalario. Muchos hospitales cerraron sus escuelas de enfermería cuando se dieron cuenta que podían contratar enfermeras graduadas con mucho menos dinero que el que les costaban las estudiantes. En consecuencia, cuando un gran número de enfermeras diplomadas Enfermera a Domicilio Rosario graduadas se unió a las fuerzas armadas, se produjo una grave escasez de enfermeras en los hospitales civiles. Las escuelas de enfermería recibieron subvenciones federales para incrementar el número de estudiantes de enfermería y, a petición de la Oficina de la Defensa Civil, comenzaron a capacitar auxiliares voluntarias de enfermería que eran contratadas para ayudar a las enfermeras. Por otra

parte, quienes poseían un certificado de las clases de enfermería de la Cruz Roja fueron las primeras que se ofrecieron voluntarias para desempeñar tareas no profesionales y más tarde recibieron una remuneración como trabajadoras auxiliares. Enfermera a Domicilio Rosario La oportuna preocupación federal en relación con la producción de un número adecuado de enfermeras, dio como resultado la Ley de Capacitación de Enfermeras de 1964 (P.L. 88-581). «Al agregar el Título VIII a la Ley de Servicios de Salud Pública, autorizó (1) subvenciones para ayudar a la construcción de instalaciones educativas, (2) subvenciones para sufragar los costos de proyectos especiales destinados a reforzar los

programas de educación en enfermería, (3) pagos reglamentarios a escuelas de enfermería y (4) ampliación de becas para enfermeras profesionales. Leyes posteriores de 1966, 1968, 1971, 1975 y 1981 volvieron Enfermera a Domicilio Rosario a autorizar y revisar las disposiciones del programa de capacitación de enfermeras. Entre 1965 y 1981 se asignaron alrededor de 1 600 millones de dólares de acuerdo con la Ley de Capacitación de Enfermeras» (Estudio IOM, 1983, p. 231). Después de la Segunda Guerra Mundial la escasez de enfermeras se intensificó conforme aumentó la demanda de camas en los hospitales. Muchas enfermeras abandonaban la enfermería porque contraían matrimonio o encontraban

empleos mejor remunerados, o abandonaban la enfermería hospitalaria para ocupar un puesto de enfermería en la industria o en los servicios de salud pública, que Enfermera a Domicilio Rosario les concedían una mayor autonomía. Los hospitales se habían dado cuenta de que las ayudantes de enfermería y las trabajadoras auxiliares podían desempeñar diversas funciones de enfermería a un costo considerablemente más bajo. Por otra parte, muchos administradores de hospitales y médicos se sentían irritados por las presiones ejercidas por la asociación profesional de enfermería, la American Nurse’s Association (ANA) para obtener jornadas laborales de 8 horas y semanas de 40 horas, mejores salarios y

voz en la planificación y administración de los servicios de enfermería de los hospitales. Una forma de obtener servicios a Enfermera a Domicilio Rosario un costo relativamente bajo y de mantener el control sobre los trabajadores constitió en crear escuelas para enfermeras prácticas. En 1947 habían 36 escuelas de capacitación de enfermeras prácticas; entre 1948 y 1954 se fundaron otras 260, sobre todo en hospitales. Las escuelas públicas locales también crearon programas en asociación con hospitales para aprovechar los fondos federales para la educación vocacional. Para 1950-1952, habían más de 144 000 enfermeras prácticas, que constituían el 52% del personal del servicio de enfermería;

sólo cerca de 12 000 estaban capacitadas (Bridgman, 1953, p. 182). Las auxiliares adiestradas en Enfermera a Domicilio Rosario cursos de seis semanas reemplazaron a las trabajadoras auxiliares del tiempo de guerra. Con enfermeras diplomadas, enfermeras prácticas graduadas, estudiantes y auxiliares de enfermería prestando servicio en el mismo entorno, los hospitales comenzaron a utilizar un plan de «equipo» para la atención eficiente de un grupo de pacientes. Muchos hospitales todavía usan este método. La proliferación de trabajadores que prestaban «servicios de enfermería» hizo posible que los hospitales aumentaran sus beneficios de operación; a las enfermeras diplomadas graduadas se les asignaron cada vez con más

frecuencia funciones administrativas que las alejaban de las cabeceras de Enfermera a Domicilio Rosario los pacientes. El público, enfrentado con una extensa variedad de personas que brindaban servicios de enfermería, confundía a las auxiliares con las enfermeras profesionales, empañándose cada vez más la imagen que de la enfermería tenían las enfermeras y el público en general. La creación de distintos niveles de enfermeras diplomadas no hizo más que aumentar la confusión creada por los distintos niveles de trabajadores de la salud. CREACIÓN DE DIVERSOS PATRONES PARA LA EDUCACIÓN DE ENFERMERÍA Creación de programas de educación en enfermería en hospitales De 1872 a 1873 se

establecieron los primeros cuatro programas Enfermera a Domicilio Rosario de educación en enfermería en Estados Unidos: Boston, Nueva Haven y Nueva York (en los hospitales Bellevue, Massachusetts General, New Haven y New England Hospital for Women and Children). El crecimiento de estos programas fue espectacular, en 1880 habían 15 programas y para 1900 la cifra había ascendido a 432 programas con 3 456 graduadas (Burgess, 1928, p. 35). Las primeras «escuelas» de educación en enfermería eran más o menos independientes respecto al hospital con el que estaban asociadas; no obstante, carecían de dotaciones financieras y de presupuestos independientes, por lo que en poco tiempo

Enfermera a Domicilio Rosario comenzaron a depender de los hospitales para mantenerse. Lo que había empezado como programas independientes y relativamente autónomos se convirtió en departamentos de servicios de enfermería de los respectivos hospitales. Como los hospitales controlaban el servicio y la «educación», las estudiantes trabajaban siete días por semana, 50 semanas al año, durante uno o dos años, a cambio de la capacitación en el servicio, unas cuantas conferencias y una pequeña asignación monetaria. No resulta sorprendente que la «escuela de capacitación» fuera esencial para el éxito financiero de los hospitales. El «antiguo orden» de personas no capacitadas Enfermera a Domicilio Rosario que brindaban atención en hospitales

fue pronto reemplazado por estudiantes de enfermería; sin embargo, las enfermeras graduadas tenían pocas oportunidades de trabajar en un hospital. Después de la graduación, el hospital consevaba unas cuantas enfermeras para ocupar puestos de jefatura de enfermería, pero casi todas las estudiantes tituladas trabajaban como enfermeras privadas en los hogares de los pacientes. Por otra parte, muchos hospitales enviaban también estudiantes al domicilio de los enfermos quedándose con el salario percibido por la estudiante, puesto que lo consideraban parte de los ingresos del hospital. La enfermera se mudaba con la Enfermera a Domicilio Rosario familia y estaba en servicio 24 horas al día durante

un promedio de tres semanas. En 1920, la remuneración media era de 120 dólares por mes, pero si bien la enfermera estaba sobrecargada de trabajo durante algunos meses, a menudo permanecía ociosa mientras esperaba un nuevo caso. Cuando las enfermeras comenzaban a envejecer, muchas de ellas afirmaban que no podían permanecer despiertas toda la noche ni hacer trabajo pesado (Goldmark, 1923, pp. 168-169). Durante los siguientes 50 años la mayor parte de enfermeras capacitadas trabajaban en el servicio privado; sin embargo, a fines de los Enfermera a Domicilio Rosario años 20s muchas enfermeras privadas se encontraban en situación financiera desesperada. Debido a la introducción

de equipo y servicios especializados, un número cada vez mayor de pacientes recibían tratamiento en los hospitales y no en el consultorio del médico ni en el hogar. La cantidad de hospitales aumentó considerablemente y, por supuesto, se incrementó el número de programas de formación. El número de estudiantes de enfermería que trabajaban en los hospitales crecía constantemente, a pesar de la falta de trabajo para las enfermeras que terminaban su formación. En la época de la depresión, algunas enfermeras Enfermera a Domicilio Rosario graduadas estaban dispuestas a trabajar en los hospitales a cambio de alojamiento y comida; a pesar de la resistencia ofrecida

por algunos hospitales, a las enfermeras graduadas se les «permitía» permanecer en el hospital, a menudo con una remuneración mucho menor que la que recibían como estudiantes. Los hospitales que no contaban con escuelas de enfermería podían contratar enfermeras tituladas por salarios mucho más bajos «que los que daban a las «asistentes» no capacitadas. «En 1938, un hospital normal, asociado con una escuela de enfermería, empleaba un promedio de 10 enfermeras tituladas para tareas generales Enfermera a Domicilio Rosario o para prestar servicios de enfermería en la cabecera de los pacientes» (National League for Nursing Education, 1939, p. 898). El movimiento hacia el empleo

de enfermeras graduadas en los hospitales se aceleró a medida que los descubrimientos científicos realizados después de la Segunda Guerra Mundial aumentaron el nivel de especialización de la atención médica. Si bien el programa de diplomas concedidos por los hospitales constituyó el patrón educativo predominante de la enfermería diplomada desde que se inició en 1873 hasta mediados de los años 60, las grandes diferencias en la calidad de los programas Enfermera a Domicilio Rosario causaron honda preocupación sobre la atención que se brindaba al público y sobre el futuro de la enfermería. Influencia de los estudios de enfermería Desde el momento en que el

informe Flexner sobre educación médica (1910) revolucionó la profesión, quienes ocupaban puestos importantes en la enfermería fomentaron la institución de estudios que, con suerte, mejorarían la calidad de la educación de enfermería. Entre el Informe Goldmark de 1923 y el estudio titulado «Nursing Schools at the Mid-Century» de 1949, diversos estudios y encuestas indicaron que la raíz de muchos problemas relacionados con la enfermería se Enfermera a Domicilio Rosario encontraba en el doble propósito de educación y servicio de las escuelas de enfermería. Sin embargo, todos estos estudios dieron como resultado reformas muy limitadas. Alrededor de 1950 se publicaron varios estudios que, a la

larga, se tradujeron en acciones. En Nursing for the Future de Brown (1948) se recomendaba colocar la preparación de las enfermeras profesionales dentro del ámbito de la educación superior; el informe Ginsberg (1949) aconsejaba incluir ésta en los programas de licenciatura, la preparación de enfermeras técnicas en los colegios tecnológicos de enseñanza superior y, después de cierto tiempo, eliminar la Enfermera a Domicilio Rosario educación de enfermeras prácticas (Abdellah y coi, 1973, pp. 145-155); en Collegiate Education in Nursing de Bridgman (1953) se advertía que el hecho de superponer una educación liberal sobre la base de un diploma no constituía ninguna solución. La autora

sostenía que la enfermería debería tener una especialización superior como ocurría con otras disciplinas académicas. La importancia de la inclusión de la educación de enfermería dentro de la educación superior sigue analizándose en la National Commission on Nursing (1983) y en el estudio de enfermería y educación de enfermería del National Institute of Medicine (1983). Enfermera a Domicilio Rosario En el Capítulo 17, «El promotor del papel de la profesión», se analizan los problemas relacionados con la preparación educativa, su fmanciamiento y la movilidad educativa, en relación a las recomendaciones de los estudios nacionales antes mencionados. El Programa de educación técnica En 1951, Montag

publicó su tesis doctoral, «The Education of Nursing Technicians», en la cual proponía que se diera educación en los colegios tecnológicos de las comunidades para formar a las enfermeras a nivel técnico. El programa debía ser completo en sí mismo (terminal) con el fin de preparar a las enfermeras para Enfermera a Domicilio Rosario que comenzaran a trabajar de inmediato. El concepto se investigó durante 10 años, después de los cuales la educación en enfermería en los colegios tecnológicos de nivel superior floreció gracias al creciente énfasis que hacía la sociedad en la movilidad y acceso a la educación. «En 1962, las estudiantes de

programas de educación técnica constituían el 3.7% de las enfermeras tituladas que se graduarían aquel año; para 1972, representaban el 37% de la generación que terminábanse año» (Facts About Nursing, 1972-73, p. 78) y para 1982 constituían más del 50% de las graduaciones (Vaughn, 1983, Enfermera a Domicilio Rosario p. 463). (Cuadro 1-1). No obstante, en los años intermedios, se abandonó por completo el concepto original del nivel técnico como una preparación completa y terminal desde todos los puntos de vista y para todos los fines. Un número cada vez mayor de estudiantes comienza sus estudios de enfermería a nivel técnico con la intención

de proseguir luego al nivel de licenciatura. Entre 1971 y 1980, la inscripción total en programas de licenciatura casi se duplicó, pero la inscripción de enfermeras diplomadas en programas de licenciatura aumentó en un 338% (información obtenida del Libro de Enfermera a Domicilio Rosario Datos de la NLN, 1981). En el otoño de 1982 más de 35 000 enfermeras diplomadas (en nivel técnico y nivel diploma) se inscribieron en programas de educación de enfermería a nivel licenciatura, un incremento de casi 7% respecto al año anterior (Vaughn, 1983, p. 463). Los informes Brown y Ginsberg subrayaban la importancia de que la educación de enfermería

diplomada pasara a la universidad y que se eliminara a la larga la educación de enfermería vocacional práctica. En lugar de ello, Montag se limitó a sustituir a las enfermeras técnicas diplomadas preparadas en hospitales Enfermera a Domicilio Rosario por enfermeras técnicas preparadas en colegios de nivel superior. Con una visión retrospectiva, podríamos desear que el programa de educación técnica se hubiese propuesto para preparar enfermeras prácticas, ya que esto hubiera mejorado la enfermería práctica y, con los programas hospitalarios obsoletos, toda la educación de enfermería sería a nivel universitario. En cambio, la enfermería titulada se dividió en tres métodos de preparación educativa, mientras

que la enfermería práctica siguió floreciendo dentro del marco vocacional y hospitalario. El rápido crecimiento de los programas de educación técnica de enfermería intensificó la preocupación por problemas tales como Enfermera a Domicilio Rosario diferenciación de los niveles de enfermeras tituladas, educación más apropiada para la enfermería profesional, diferenciación de las expectativas de estudiantes que se gradúan en distintos niveles de educación, aumento de la oferta de enfermeras profesionales, y no de enfermeras técnicas, y cual es la mejor forma de facilitar a las enfermeras diplomadas el acceso a la educación profesional. Todos estos problemas se analizan en el Capítulo 17. «El promotor del

papel de la profesión». Documento de posición En 1965, la ANA publicó «Educational Preparation for Nurse Practitioners and Assistants to Nurses: A Position Paper»; en Enfermera a Domicilio Rosario este documento se concluía que: La educación de todas aquellas personas que tienen licencia para practicar la enfermería debe llevarse a cabo en instituciones de educación superior; la preparación mínima necesaria para iniciar la práctica profesional de la enfermería debe ser un título de licenciatura; la preparación mínima necesaria para iniciar la práctica técnica de la enfermería debe ser un diploma de enfermería técnica; la educación de auxiliares en ocupaciones relacionadas con los servicios de

salud debe consistir en programas de educación vocacional ‘ intensivos y de corta duración y no en programas de capacitación Enfermera a Domicilio Rosario en el trabajo. (American Nurses Association). Este informe acrecentó el conflicto sobre la función que desempeñarían en el futuro las escuelas de enfermería de los hospitales e hizo más profunda la división existente en la educación de enfermería. Educación de enfermería a nivel licenciatura En 1909, la Universidad de Minnesota creó un programa de enfermería de tres años dentro de la Facultad de Medicina. Durante los años siguientes, el patrón más frecuente en las universidades consistía en un curso académico

y profesional combinado de cuatro o cinco años de duración, al cabo de los cuales Enfermera a Domicilio Rosario se obtenía un diploma de enfermería y un título de licenciatura en ciencias. Los estudios de enfermería eran totalmente independientes en facultades de ciencias liberales y en hospitales, sistema que reapareció hace poco tiempo y que se promueve por «innovador». «La primera escuela universitaria establecida sobre una base independiente, con su propio decano, dotación financiera importante, y todos los estudiantes dentro del programa para la obtención del título, se abrió en Yale University en 1923» (Dock y Stewart, 1938, p. 179). En 1929 se exigía

un título de licenciatura para ser admitido. Aunque se crearon Enfermera a Domicilio Rosario verdaderas escuelas universitarias en Western Reserve University (1923), Vanderbilt University (1930), y University of Chicago (1925), los médicos se opusieron argumentando que «la inteligencia y el conocimiento profundo de la teoría eran innecesarios y podían resultar perjudiciales para la futura enfermera» (Kalisch y Kalisch, 1978, p. 340). En la mente del público, la educación en enfermería siguió estando asociada con el diploma conferido por las escuelas de los hospitales, y el número de enfermeras que se graduaban en programas a nivel licenciatura continuó constituyendo un pequeño porcentaje del total de

graduaciones. El crecimiento y desarrollo Enfermera a Domicilio Rosario reales de la educación de enfermería a nivel licenciatura se produjo a partir de 1950, incrementándose drásticamente después de 1967 gracias a la evolución de la enfermería como disciplina científica. El informe Brown y el estudio Bridgman, las normas de acreditación formuladas por la National League for Nursing (NLN) y las subvenciones federales destinadas a incrementar el número de enfermeras que podían aspirar a una educación superior, contribuyeron al crecimiento del sector licenciatura de la educación de enfermería. El documento de posición de la ANA y la aceptación de los colegios tecnológicos de enseñanza superior

Enfermera a Domicilio Rosario por parte de la sociedad, son dos factores que han ayudado a acelerar la desaparición de las escuelas que confieren diplomas. DESARROLLO DE LAS INFLUENCIAS EJERCIDAS POR LA ORGANIZACIÓN Antes de la Guerra de Secesión no existía en Estados Unidos algún tipo de organización nacional de mujeres. Las asociaciones de enfermería fueron los primeros grupos profesionales organizados y controlados por ellas (Bullough y Bullough, 1978, p. 135). En 1894 se creó una organización llamada Society of Superintendents of Training Schools for Nurses of the United States and Canada (que se convertiría en National League for Enfermera a Domicilio Rosario Nursing Eduçation [NLNE] en 1912).

Dos años más tarde, la organización patrocinó una conferencia de representantes de las sociedades, de egresados de escuelas de enfermería, organizada por Nurses’ Associated Alumnae of the United States and Canada, que se convertiría, en 1912, en la American Nurses’ Association (ANA) (Bullough y Bullough, 1978, p. 136). Así pues, desde el mismo principio de la enfermería organizada, las enfermeras estuvieron separadas en dos organizaciones nacionales de enfermería: una para enfermeras tituladas y otra para el grupo dirigente. En la siguiente sección se describen brevemente estructura y fines de la Enfermera a Domicilio Rosario ANA y de la NLN como son en la actualidad;

asimismo, también se trata de manera concisa el tema de la sociedad honorífica nacional de enfermería, Sigma Theta Tau. Liga Nacional de Enfermería La Sociedad de Superintendentes se dedicó en forma especial al mejoramiento de la educación de enfermería. Gracias a sus esfuerzos, el Teachers College, de Columbia University, comenzó a ofrecer un curso de economía hospitalaria «para preparar a maestros y administradores potenciales». Más tarde, el curso se amplió a un programa de dos años, siendo durante mucho tiempo la única fuente de educación Enfermera a Domicilio Rosario avanzada a la que tuvieron acceso las enfermeras. El mejoramiento de los programas de capacitación

hospitalarios se concentraba en los requisitos para la admisión (posesión de un certificado de educación media superior), en la limitación de las horas de trabajo de las estudiantes (primero 12 y luego 8 horas diarias) y en actividades tendientes a reducir la brecha que existía entre las buenas y las malas escuelas. No obstante, en 1949, sólo alrededor del 25% de las escuelas autorizadas por el estado satisfacían o estaban cerca de satisfacer las normas establecidas 12 años antes, mientras Enfermera a Domicilio Rosario que el 50% estaba más cerca de los sistemas fijados en los últimos 22 años y el 25% todavía se

esforzaba por cumplir estas primeras normas (NLN, 1963, pp. 3-4). En 1949, el National Nursing Accrediting Service creado por National League for Nursing Education (NLNE) en colaboración con la Association of Colegíate Schools of Nursing (ACSN) y National Organization of Public Health Nursing (NOPHN), clasificó las escuelas tomando como base los criterios de 1937 y 1942. Sin embargo, no se acreditó ningún programa hasta 1952, fecha en que un servicio de acreditación pasó a formar Enfermera a Domicilio Rosario parte de la nueva NLN, que surgió al fusionarse la NLNE, la ACSN, la NOPHN, el Comité Mixto de Enfermeras Prácticas y Trabajadores Auxiliares en

los Servicios de Enfermería, el Comité Mixto de Carreras de Enfermería, el Comité Nacional para el Mejoramiento de los Servicios de Enfermería y el Servicio Nacional de Acreditación de Enfermería. El proceso de acreditación ejerció una gran influencia en el mejoramiento de la calidad de la educación, que sigue siendo una de las principales funciones de la NLN. En Estados Unidos, la NLN se reconoce como el organismo nacional de Enfermera a Domicilio Rosario acreditación de todos los programas de educación básica de enfermería, así como de los programas de enfermería a nivel maestría. Por otra parte, la NLN patrocina, en colaboración con American

Public Health Association, un programa voluntario de acreditación para organismos nacionales de salud y servicios comunitarios de enfermería. Además de las actividades que realiza relacionadas con la acreditación, la NLN proporciona servicios de asesoría, programas de educación continua, análisis de información estadística sobre educación de enfermería y recursos humanos, diversos servicios de exámenes y pruebas, y una variedad de paquetes informativos sobre reclutamiento, imagen y Enfermera a Domicilio Rosario asuntos legales. La membresía de la NLN para organismos está abierta a instituciones de educación de enfermería y dependencias que brindan atención de enfermería y otros servicios para el cuidado de la salud. La membresía

individual está abierta a todas aquellas personas interesadas en la enfermería y en el mejoramiento de la atención de la salud. The American Nurses’ Association La Sociedad de Egresados dedicó sus primeros esfuerzos a obtener la titulación estatal de las enfermeras en un intento por diferenciar a las enfermeras diplomadas de aquellas que no poseían adiestramiento formal. En cada estado Enfermera a Domicilio Rosario se llevaron a cabo movimientos independientes de titulación, aprobándose las primeras leyes en 1903 en Carolina del Norte, Nueva Jersey, Nueva York y Virginia. Una «enfermera titulada» se definió como alguien que había cursado un programa autorizado o matriculado de

enfermería (aunque muchos estados no impusieron restricciones sobre la calidad o extensión de los programas y una gran mayoría de enfermeras fueron «benignamente admitidas» sin tener un adiestramiento formal) y, en algunos estados, que hubiese aprobado el examen de un panel. Ninguna de las primeras leyes de titulación definía el alcance de la práctica profesional Enfermera a Domicilio Rosario de la enfermería (Am. J. Nurs, 1903, pp. 562-564). En 1938, el Estado de Nueva York inició una nueva fase al establecer que quienes pretendieran prestar servicios de enfermería deberían tener licencia. Esta ley hizo ilegal que cualquiera practicara la enfermería y fue la primera

ley sobre el ejercicio de enfermería que definió la práctica de la misma (Hicks, 1938, p. 563). Por desgracia, las nuevas leyes sobre la práctica establecían condiciones estrictas en cuanto a horas y asignaturas que debían cumplirse. El sistema de educación se reglamentó legalmente y la rigidez de la ley Enfermera a Domicilio Rosario hizo prácticamente imposible la experimentación con los planes de estudio. Muchos estados incluyeron en sus leyes sobre prácticas de enfermería el lenguaje de una «definición modelo de enfermería», publicada por ANA en 1955, que incluía la siguiente afirmación: «No debe considerarse que lo anterior incluye actos de diagnóstico ni prescripción

de medidas terapéuticas o correctivas» (ANA, 1955, p. 1474), que suscitó muchos problemas cuando comenzaron a aumentar las responsabilidades de la enfermería. La tercera etapa de la licencia para ejercer principió en 1971 cuando el estado de Idaho revisó su ley con el fin de Enfermera a Domicilio Rosario brindar protección legal para el diagnóstico y la responsabilidad terapéutica de la enfermería. Hoy en día, gran número de estados están revisando sus leyes sobre el ejercicio de la enfermería para que se adapten al modelo de ley creado en 1982 por el National Council of State Boards of Nursing. La práctica de la enfermería

se definió como «prestación de servicios a individuos o grupos para conservar o alcanzar una salud óptima a lo largo de toda la vida evaluando su estado de salud, estableciendo un diagnóstico, planificando y poniendo en práctica una estrategia de Enfermera a Domicilio Rosario atención encaminada a lograr las metas definidas y evaluando las respuestas a la atención y al tratamiento» (National Council of State Boards of Nursing: Ley de Práctica Modelo, 1983, p. 4). Este tipo de definición distingue el diagnóstico de enfermería del diagnóstico médico y constituye una pauta clara para el desarrollo de la práctica y la ciencia de enfermería. La

ANA es una federación de asociaciones de enfermeras de los 50 estados y del Distrito de Columbia, Guam, y las Islas Vírgenes. La ANA es la organización profesional de enfermeras tituladas de Estados Unidos, que Enfermera a Domicilio Rosario se unen a ella a nivel estatal. Los fines de la ANA son «trabajar para el mejoramiento de los niveles de salud y disponibilidad de servicios de atención de la salud para todas las personas, fomentar elevados niveles de enfermería, y estimular y promover el desarrollo profesional de las enfermeras, mejorando su posición económica y su bienestar general» (ANA, 1984, p. 366). La ANA acredita

programas de educación continua, se ocupa de la certificación de las enfermeras tituladas, proporciona información para la investigación y el análisis, realiza estudios de las políticas públicas y de la Enfermera a Domicilio Rosario educación política, mantiene relaciones con el gobierno, lleva a cabo un programa de bienestar económico y general, publica una amplia variedad de documentos entre los que cabe mencionar The American Nurse, celebra conferencias y una convención cada dos años. A través de sus seis oficinas, crea normas para la educación y práctica de la enfermería, investigación, servicios organizados de enfermería, seguridad económica y empleo, y fija prioridades en relación con

los derechos humanos. A través de sus 14 consejos, los miembros de las asociaciones estatales de enfermeras pueden participar a nivel nacional para analizar y Enfermera a Domicilio Rosario comunicar problemas y asuntos importantes para áreas especializadas de enfermería (por ejemplo, enfermeras dedicadas a la investigación, administración en enfermería, especialistas en enfermería clínica, práctica de la enfermería medicoquirúrgica, etc.). Sigma Theta Tau Cuando en 1922 seis estudianes de la Escuela de Capacitación para Enfermeras de Indiana University fundaron Sigma Theta Tau, la enfermería fue reconocida como una especialidad igual a otras disciplinas académicas. El nombre se eligió usando las iniciales de las palabras griegas

storga, tharos y tima, que significan amor, valentía y honor. En 1922, la organización contaba con seis miembros y un Enfermera a Domicilio Rosario capítulo, en 1983 tenía más de 65 000 miembros y 161 capítulos, y hoy en día forma parte de la Asociación de Sociedades Honoríficas Universitarias. Sigma Theta Tau se organizó para fomentar y reconocer los logros importantes realizados en el ámbito académico y de liderazgo en los niveles pre y posgrado de la enfermería. La membresía se obtiene por invitación mediante capítulos activos que se basan en la demostración de excelentes logros académicos, pruebas de potencial de liderazgo profesional o

logros notables en el campo de la enfermería. Pueden ser miembros las estudiantes de programas Enfermera a Domicilio Rosario de enfermería a nivel licenciatura o posgrado o las enfermeras líderes en la comunidad que posean por lo menos un título de licenciatura. La organización nacional contribuye al progreso de la enfermería a través de la investigación por medio de pequeñas subvenciones, conferencias y publicación de informes en la revista profesional Image: The Journal of Nursing Scholarship. Por otra parte, la organización nacional patrocina seminarios de escritores, un programa de desarrollo de los medios de comunicación y otorga premios en reconocimiento de contribuciones destacadas en

la práctica, investigación, educación, creatividad, liderazgo, metas profesionales y programación Enfermera a Domicilio Rosario de capítulos. Algunos capítulos presentan programas educativos y becas como recompensa. RESUMEN Diversas fuerzas que han afectado el desarrollo de la enfermería profesional continúan ejerciendo influencia en asuntos importantes que se analizan en este libro. Estas fuerzas incluyen las imágenes que se forma la sociedad y las expectativas de las enfermeras, grado de control de la cantidad y calidad de los practicantes, efecto de la tecnología y de la teoría sobre las funciones y entornos de la práctica, financiamiento de los servicios de atención de la salud e imagen que

tienen las enfermeras de sí Enfermera a Domicilio Rosario mismas. En Estados Unidos, la enfermería moderna ha evolucionado por más de 110 años. Los factores que le dieron forma en un principio también limitaron el desarrollo de la enfermería como profesión durantes más de 80 años. No obstante, en los últimos 30 años se realizaron grandes progresos que pueden relacionarse con el mejoramiento de la autoimagen y el surgimiento de una base teórica para la práctica. Si bien quedan todavía problemas residuales relacionados con factores en las raíces de la enfermería, existen numerosas indicaciones de que la enfermería está, finalmente, adquiriendo una condición profesional.

Enfermera a Domicilio Rosario Perspectivas fílosófícas en la educación y práctica de enfermería La filosofía de las enfermeras respecto a la enfermería es de vital importancia para la práctica profesional. La filosofía comprende el sistema de creencias de la enfermera profesional e incluye también una búsqueda de conocimientos. El sistema de creencias y la comprensión determinan su forma de pensar sobre un fenómeno o situación, y la forma de pensar define en gran medida su manera de actuar. Como la enfermería profesional puede definirse como un proceso de acciones que tienen un propósito entre la enfermera y el usuario, Enfermera a Domicilio Rosario la enfermera debe comprender la

definición, objetivos, importancia y elementos de la filosofía con objeto de elaborar en forma completa una filosofía personal de enfermería. En consecuencia, en este capítulo se presenta un análisis de los principales elementos de la filosofía, se examinan las cuestiones filosóficas esenciales para la práctica de la enfermería y se ofrece una breve presentación de las creencias filosóficas que sirvieron de base a este libro. ¿QUE ES LA FILOSOFIA? En términos generales se acepta que la filosofía abarca tres aspectos: preocupación por el conocimiento, los valores, y el ser, o Enfermera a Domicilio Rosario las creencias que tiene el individuo sobre la existencia. En

todos estos aspectos, la filosofía emplea como método los procesos intelectuales. El conocimiento es importante para la enfermería porque ésta es una ciencia y su proceso se basa en la lógica y en el método científico. La importancia concedida a los valores es esencial para la enfermería porque las enfermeras efectúan de manera constante declaraciones de actitud, preferencia y valores conforme se comprometen en la relación que existe entre la enfermera y el cliente. Como la enfermería ha participado activamente en el desarrollo de una Enfermera a Domicilio Rosario teoría propia durante los últimos 20 años, resulta evidente que está comprometida con sus propias

creencias respecto a su existencia profesional. Las tres áreas de la filosofía pueden relacionarse con el proceso de enfermería como se indica a continuación: Áreas de la filosofía Proceso de enfermería Conocimiento B asado en el pensamiento lógico yen el método científico Valores Regidos por un código ético Existencia Se ocupa de la enfermera y el cliente como (metafísica) seres humanos y de la evolución de la práctica basada en la teoría. La integración de la filosofía dentro del proceso Enfermera a Domicilio Rosario de enfermería y la suposición de que la filosofía de una persona determina sus actos, respaldan la necesidad que tienen

las enfermeras profesionales de elaborar y reflexionar sobre su propia filosofía. Definición de la filosofía La definición literal de la filosofía es «amor a la sabiduría», que se deriva de la combinación de los sustantivos griegos «philia», que significa amor, y «sophia» que quiere decir sabiduría, es decir, amor a lo sabio o a la sabiduría (Diccionario de la Real Academia Española, 1970, p. 620). La definición dada por el Diccionario de la Real Academia Enfermera a Domicilio Rosario indica que la filosofía es la «ciencia que trata de la esencia, propiedades, causas y efectos de las cosas naturales» (Diccionario de la Real Academia

Española, 1970, p. 620). Definida de esta manera, la filosofía es una ciencia que abarca la lógica, ética, estética, metafísica y teoría del conocimiento. Teniendo en cuenta las definiciones de filosofía y la suposición de que los seres humanos tienen una inagotable sed de conocimientos, definimos la «filosofía de la enfermería» como los resultados intelectuales y afectivos de los esfuerzos profesionales que realizan las enfermeras para (1) comprender las razones Enfermera a Domicilio Rosario y relaciones fundamentales de los seres humanos y el medio ambiente, (2) enfocar la enfermería como una disciplina científica y (3) elaborar un sistema personal de creencias sobre los seres

humanos, medio ambiente, salud y enfermería como un proceso. Propósitos de la filosofía Se ha señalado que la filosofía se distingue de todas las demás ciencias por sus fines: la búsqueda de las razones fundamentales de todo aquello que es susceptible de ser conocido. Silva (1977) indica que este fin formal fue en realidad posible desde los tiempos de su origen griego hasta la revolución Enfermera a Domicilio Rosario industrial, afirma que: «Designar todos los conocimientos como filosofía fue posible porque el conjunto de conocimientos que poseíamos era relativamente pequeño y no se hacía distinción alguna entre los distintos tipos de conocimientos» (Silva, 1977,

p. 59). No obstante, a partir de la revolución industrial, se ha producido una explosión de conocimientos y han surgido ciencias específicas, cada una de las cuales plantea preguntas específicas. Silva concluye que cada disciplina arroja luz sobre aspectos específicos de los seres humanos, al mismo tiempo que crea un nuevo problema: el de dividir a los seres humanos en Enfermera a Domicilio Rosario compartimientos. Conforme surgen ciencias independientes se hace evidente la necesidad de «unificar los descubrimientos científicos de manera que el hombre pueda surgir como un ser holístico» (Silva, 1977, p. 60). Las preguntas relativas a la naturaleza y a los fines

justifican los siguientes objetivos de la filosofía: ocuparse de la teoría y límites del conocimiento, estudiar el propósito de la vida, específicamente de la vida humana, y ocuparse de la naturaleza del ser y de la realidad (Silva, 1977, p. 60). Importancia de la filosofía para los sistemas humanos Se considera que el discernimiento intelectual Enfermera a Domicilio Rosario constituye una mejor protección contra los grandes errores que la ignorancia. Por ende, el estudio de la filosofía a lo largo del tiempo ha brindado inmensos beneficios a individuos, sociedades y, en especial, a las distintas ciencias. Al tratar de lograr los objetivos de la

filosofía, el individuo recibe la oportunidad de ejercer tanto la comprensión como los juicios de valor. La comprensión se obtiene mediante la búsqueda de razones; los juicios de valor se logran por indagación de decisiones éticas y estéticas. La sociedad mejora cuando sus miembros alcanzan un mayor conocimiento de las Enfermera a Domicilio Rosario «verdades». Las ciencias se benefician de la filosofía esencialmente porque la filosofía rige sus métodos a través de la lógica y la ética. Si bien es cierto que existen diferencias entre los fines específicos de la filosofía y los de las distintas ciencias, tanto la filosofía como las ciencias «comparten

la meta de incrementar los conocimientos de la humanidad» (Silva, 1977, p. 60). En el caso de una disciplina joven, en desarrollo, como la enfermería, la participación activa en la creación de una «filosofía de enfermería» sirve para recordar a la profesión su sistema de Enfermera a Domicilio Rosario creencias, guiarla en la obtención de metas éticas dentro de la educación, práctica e investigación de la enfermería, y regir el desarrollo de la base teórica de la práctica de enfermería. Sin duda todas estas consecuencias darán como resultado el mejoramiento de la salud y de sus cuidados al alcance de todos los seres humanos.

Base para tomar decisiones éticas Existen dos sistemas teóricos que constituyen la base de casi todas las decisiones éticas. La-teoría teleológica se ocupa exclusivamente del producto final de las acciones. El argumento es que «lo correcto o erróneo de los Enfermera a Domicilio Rosario actos humanos es únicamente una función de la bondad o maldad de las consecuencias que resultan directa o indirectamente de tales actos» (Mappas y Zembaty, 1981, p. 4); en otras palabras, «e! fin justifica los medios». Los juicios sobre decisiones morales que se basan en este fundamento teórico suelen hacerse mediante un «acuerdo consensual sobre qué cuestiones son importantes y

qué razones son aceptables» (Thompson y Thompson, 1981, p. 9). Otro sistema teórico posible es la deontologia, que «establece (la norma) correcta o errónea, sin tomar en consideración a la persona, su situación personal, el Enfermera a Domicilio Rosario tiempo, ni las circunstancias» (Thompson y Thompson, 1981, p. 8). Algunos estiman que existen ciertas decisiones morales que son correctas o erróneas en forma absoluta, en cuyo caso, los juicios relativos a tales decisiones son obvios y no presentan problemas. Sin embargo, en la práctica, las decisiones morales suelen exigir un equilibrio entre los principios de lo correcto y lo erróneo, que se deriva de

la teoría deontológica, y las consideraciones de utilidad y eficacia, que se derivan de la teoría teleológica. Importancia de la filosofía para la enfermería La enfermería necesita líderes que sean Enfermera a Domicilio Rosario filósofos en su profesión. En un documento titulado «A Brave New Nursing World – Exercising Options for the Future», Schlotfeldt afirma: En nuestra sociedad pluralista, cada vez más compleja y rápidamente cambiante, existe una necesidad acuciante sin precedentes de que cada uno de los grupos que forman parte de ella trabajen por el bien común; con objeto de satisfacer esa necesidad, se requiere también de un tipo especial de liderazgo.

Es precisa la dirección de visionarios que puedan juzgar la importancia social de los descubrimientos científicos, decidir cómo se pueden y deben usar los avances Enfermera a Domicilio Rosario tecnológicos para alcanzar los fines de los seres humanos y lograr el progreso social, y que sean capaces de convertir en mejoras para la humanidad, los adelantos realizados en su propio campo de conocimientos especializados (Schlotfeldt, 1982, p. 2). Hace más de 15 años, Kahn y Weiner afirmaron: «La tecnología cambia y la población crece con tanta rapidez que los fundamentos de la vida social y la adaptación de los seres humanos al medio ambiente

material y social tendrán, en el siglo XXI, muchos aspectos diametralmente diferentes a lo que conocemos hoy en día… es Enfermera a Domicilio Rosario posible que la evolución de !a sociedad produzca la degeneración del hombre» (Kahn y Wiener, 1967, pp. 345-347). En el mejor de los casos se pondrá a prueba todo el sistema de valores humanos. Estimamos que la enfermería debe preparar enfermeras que tengan una visión de su profesión como disciplina científica, que se preocupen por el bien fundamental de la humanidad y que posean un sistema de creencias que revele su firmeza ética. Estas practicantes deben desarrollar una filosofía personal

de la enfermería que refleje una creencia en el liderazgo «como interacción recurrente entre la Enfermera a Domicilio Rosario personalidad privada y la actuación pública» (Rustow, 1968, p. 683). Tales líderes dedican más tiempo a dar nueva forma a las instituciones de atención de la salud para beneficio de la humanidad que a dirigir instituciones: Se preocupan más por crear nuevos sistemas de pensamiento que por desarrollar dogmas para dirigir la práctica, la investigación y la educación de enfermería. Un paso importante para el desarrollo de este tipo de líder de enfermería es la comprensión y la participación en todos los componentes esenciales de

una «filosofía de enfermería». Elementos de una filosofía de la Enfermera a Domicilio Rosario enfermería Con objeto de crear una «filosofía de la enfermería», la enfermera profesional debe mostrar interés en la naturaleza de los seres humanos y en la ciencia del ser. Desde la perspectiva de la enfermería, cada enfermera debe tratar de responder las siguientes preguntas que reflejan los elementos fundamentales de la enfermería: 1. ¿Qué es una sociedad, quiénes la componen y cuál es la naturaleza de la relación que existe entre sus componentes? 2. ¿Cuál es su creencia fundamental sobre el individuo y su potencial? 3. ¿Qué constituye el medio

ambiente? 4. ¿En qué forma Enfermera a Domicilio Rosario interactúan sociedad, individuo y medio ambiente? 5. ¿Cuál es su opinión sobre la salud, se trata de un proceso continuo, de un fenómeno unidireccional? 6. ¿Cómo se relaciona la enfermedad con la salud? 7. ¿Cuál es la razón fundamental de la existencia de la enfermería? 8. ¿Quién es el beneficiario de la enfermería? Desde el punto de vista de la preocupación de un filósofo respecto al conocimiento, la enfermera debe tratar de dar respuesta a las siguientes preguntas que reflejan los elementos esenciales de la disciplina científica: 1. ¿Cuál es el proceso de la enfermería?

Enfermera a Domicilio Rosario 2. ¿Cuál es la base cognoscitiva con la que opera la enfermera profesional? 3. ¿Cómo se lleva a cabo el proceso de enfermería? ¿Qué es necesario en la aplicación del conocimiento? 4. ¿Cómo se obtiene la base teórica de la enfermería? 5. ¿Cuál es el marco teórico de la profesión? 6. ¿Cuáles son los conceptos esenciales para la práctica de la enfermería profesional? 7. ¿Cuáles son los fines y procesos de la investigación en enfermería? Desde la perspectiva de la preocupación del filósofo por la ética y la estética, la enfermera profesional debe procurar responder Enfermera a Domicilio Rosario a las preguntas que reflejan

los elementos de evaluación de la enfermería: 1. ¿Cuáles son los derechos y responsabilidades más importantes de la enfermera profesional? 2. ¿Cuáles son los derechos y responsabilidades esenciales de los usuarios de la enfermería? 3. ¿Cuáles son los principios éticos que rigen la atención de enfermería y la conducción de investigaciones en enfermería? 4. ¿Qué piensa sobre los requisitos académicos para el ejercicio de la profesión? 5. ¿Qué piensa del proceso enseñanza-aprendizaje? 6. ¿Qué piensa de las funciones esenciales para poner en práctica el proceso de enfermería? La experiencia educativa Enfermera a Domicilio Rosario de la enfermera brinda la mayor oportunidad de comenzar a

generar respuestas para todas las preguntas anteriores. Sobre la base de la experiencia de toda su vida y del conocimiento de su educación profesional, la enfermera desarrolla un autoconcepto dentro del cual es posible integrar una filosofía dinámica de la enfermería. enfermería.

Nuestros Servicios

Asistente Domiciliario

Asistente Domiciliario

Enfermera a Domicilio Rosario

Enfermera a Domicilio

acompañante terapeutico rosario

Acompañante Terapéutico

ortopedia rosario

Ortopedia Rosario

traslados especiales rosario

Traslados Especiales Rosario

Enfermera a Domicilio Rosario ❤️ Curaciones ❤️ Cuidados 35

Enfermera a Domicilio Rosario ❤️ Cuidado de Pacientes❤️ Cuidado de Adultos Mayores ❤️ Acompañantes Terapéuticos ⭐ ISO 9001 ✅Conozca nuestro servicio de enfermera a domicilio, capaz de atenderlo tanto en su hogar como en sanatorios u hospitales. Obtenga tranquilidad, atención y compañía siempre que lo necesite.✅

Tipo de servicio: Enfermera a domicilio

Otras Empresas que te Pueden Ayudar

ortopedia-online-rosario

Ortopedia Rosario

Cuidado de Adultos Mayores

Contratá Servicio Cama Adentro

Abrir chat
1
¡Hola! Soy Gimena. ¿Cuál es tu consulta?