Ortopedia Rosario

Ortopedia Rosario de En Vela

Alquiler y venta de Artículos de Ortopedia.

Cuando te sorprende una situación de salud estamos para darte TODAS las soluciones.

Sillas de Ruedas, Camas Ortopédicas, Colchón Antiescaras, Bastones, Portasueros, Almohadones y Almohadas, en fin, todo lo que hace falta para que el paciente esté cómodo y bien cuidado.

ortopedia-rosario-en-vela

Ortopedia Rosario de En Vela Cuidados

Tenemos todo lo que necesitas en Artículos de Ortopedia.

Tareas

Alquiler

Venta

Calidad

Durabilidad

Algunas Consideraciones para Movilizar Pacientes

DEFINICIONES
Mecánica corporal.
Es el conjunto de posiciones que adopta nuestro cuerpo para realizar las distintas actividades de la vida cotidiana. Ortopedia Rosario.

Si atendemos a las posturas que adoptamos de manera natural a la hora de movernos e intentamos reproducirlas en los pacientes a la hora de manipularlos, la propia tendencia de su cuerpo a seguir las posturas preestablecidas nos ayudará en nuestro cometido.

PRINCIPALES RIESGOS ASOCIADOS

Ortopedia Rosario.

SOBREESFUERZOS y FATIGA FÍSICA.
Debido a:
Características de los pacientes (peso, autonomía, limitaciones debidas al tratamiento, movimientos inesperados, etc. )

Esfuerzo físico necesario (importante la posición del cuerpo)
Características del medio de trabajo (espacio libre suficiente para la ejecución del movimiento, condiciones del suelo, iluminación, temperatura, etc. Ortopedia Rosario.)

Exigencias de la actividad (frecuencia de los esfuerzos, periodo de recuperación, distancias a recorrer, etc. Ortopedia Rosario.)

Factores individuales de riesgo (aptitud física, tipo de ropa, calzado, formación, patologías anteriores, etc. Ortopedia Rosario.)

BIOLÓGICOS
Debido a:
Características de la patología del paciente.
Desconocimiento de las medidas de precaución y equipos de protección individual a utilizar. Ortopedia Rosario.

MEDIDAS PREVENTIVAS
Como primera medida, compruebe siempre los medios mecánicos y humanos de los que dispone. Si tiene la posibilidad de solicitar ayuda
a otros compañeros para realizar estos movimientos, hágalo. Ortopedia Rosario.

1. Pautas generales a seguir en cualquier manipulación de pacientes:

Antes de actuar, conozca las posibilidades de movimiento del paciente y sus restricciones. Ortopedia Rosario.

Explíquele la operación que va a realizar
y motive al enfermo para que colabore al máximo. No todas las personas ingresadas son incapaces de moverse. Nunca se debe
escoger un movimiento que limite los movimientos del enfermo, ni por razones de eficacia mal entendida.
Intente ser consciente del movimiento y acciones de su cuerpo. Mantenga la espalda recta, las piernas flexionadas (son las

piernas las que deberían hacer el mayor esfuerzo) y coloque los pies de manera que uno mire al paciente y el otro esté en la dirección
que vaya a realizar el movimiento.
Disponga de todos los medios necesarios, tanto humanos como materiales , antes de empezar la maniobra. Despeje el
espacio necesario y disponga del mobiliario para la operación (Asegúrese p.ej. de que la cama, y/o la silla en su caso, esté frenada
antes de realizar cualquier movilización).

Tenga cuidado con las sondas, goteros, apósitos, que pueda tener colocados el paciente.
Siga las precauciones propias acorde con las dolencias del paciente: lávese las manos y colóquese guantes y los Equipos
de Protección Individual que estén indicados (mascarillas, batas, etc.)

Vista ropa cómoda y calzado adecuado (antideslizante, cerrado y bien sujeto al pie).
Cuide en lo posible la intimidad del paciente y observe cuidadosamente sus reacciones al cambiar de posición, para respetar su
umbral de dolor y prevenir reacciones bruscas inesperadas.

Compruebe si es necesario, colocar elementos de seguridad y/o apoyo (barandas, cojines, arco para pies).
Cuando el paciente tenga cierta movilidad, instrúyale para que no trate de levantarse o salir de la silla por sí mismo, sino que llame
para que se le ayude. Evitará caidas.
Elaboración: Unidad Básica de Prevención – Salud Laboral.

Edición: Unidad de Comunicación Hospital Donostia.
En el momento en el que no pueda valerse de estas técnicas y trate con enfermos totalmente dependientes que requieran el levantamiento
de todo el peso del paciente, habrá que recurrir a la utilización de medios mecánicos o a la colaboración de más personal.
2. Ejemplos de algunos movimientos básicos

Empiece por seguir siempre las pautas generales que le acabamos de dar.
2.1 Pacientes semidependientes
A. Cómo sentarse sobre la cama
Tumbado boca arriba, ayúdele a doblar las rodillas. Pase el brazo por debajo de su nuca y por las rodillas tal y
como se muestra en el dibujo (fig. 1). Al girar las rodillas hacia usted el paciente girará sobre su costado.
El propio movimiento del cuerpo del paciente le ayudará a realizar el movimiento.

Desplace sus piernas al borde de la cama dejándolas deslizar hacia el suelo. Si puede, el
paciente se enderezará. Si el paciente no puede valerse de los brazos, mantenga con su
mano el hombro del lado afectado a la vez que sujeta el antebrazo del paciente

entre su tronco y su brazo. (fig. 2)
Controle las extremidades del paciente para que no realice movimientos bruscos
(como por ejemplo, agarrársele del cuello).
B. Cómo levantarse del borde de la cama y sentarle en una silla.

El paciente colocará sus manos en los hombros de la persona que le ayuda. En caso de paciente hemipléjico,
juntará las manos con los dedos cruzados y se sujetará a la nuca de la persona que le ayuda.
Impulsará las caderas hacia delante hasta tocar el suelo con los pies, lo más cerca posible de la cama. (fig. 3)
Ayude al paciente a erguirse trayendo la pelvis hacia delante y si fuera necesario, fije la rodilla

y pie afectado con la rodilla y pie propios. (fig. 4)
Con un pequeño giro al paciente se le colocará de espaldas a la silla.
Siéntele inclinando la parte superior del tronco hacia delante y flexionando las caderas y rodillas. ( fig. 5)
Ayude al paciente a inclinar su tronco hacia delante flexionando las caderas y rodillas al tiempo
que desliza sus manos desde las caderas hasta las axilas del paciente, trayéndole el tronco hacia delante.

Cuando sea preciso, fije entre sus rodillas la rodilla afectada para evitar que se
flexione demasiado deprisa.
C. Cómo levantarle de una silla y sentarle al borde de la cama.

El paciente, si puede, se incorporará apoyándose sobre el posabrazos de la silla, o
sujetándose en los hombros de la persona que le ayuda. Ayude al paciente a adelantar el
tronco para que pueda erguirse. Cuando sea necesario, bloquee la rodilla afectada

con la suya y con su mano traiga hacia delante la cadera afectada. (fig. 6 y 7)
Con un pequeño giro coloque al paciente de espaldas a la cama. Ayúdele a sentarse en el borde
de la misma y a subir las piernas encima de la cama.
1
3
5

7
2

6
4
2.2 Pacientes dependientes.
A. Cómo levantarle de la cama a la silla (entre dos personas).

Incorpore la cabecera de la cama. Al unísono desplacen al paciente en un solo movimiento,
desde la cama a la silla. Al sentarlo utilizar el contrapeso de nuestro cuerpo. (fig. 8,9)
B. Incorporación en la silla.

Posición inicial Opción 1 Opción 2
C. Traspaso cama-camilla
Agarre en forma de abrazo acercando el peso a nuestro cuerpo. (fig. 10)
Espalda completamente vertical y pies en dirección al movimiento. (fig. 11)
3. Medios mecánicos

Utilice todo aquello que esté a su alcance, como levantar la cabecera de la cama con la manivela,
para facilitar la incorporación del enfermo, etc.
OTRAS MEDIDAS
Intente realizar descansos periódicos en función de la actividad desarrollada. También puede alternar tareas de distinta intensidad
muscular.

Cuide su postura en la vida diaria. Practique estiramientos y ejercicio acorde a su condición física

Acerca de la Movilización Manual de Pacientes

 

 

MOVILIZACIÓN MANUAL DE PACIENTES
La manipulación manual de cargas y por tanto la movilización manual de pacientes,

es responsable, en muchos casos, de la aparición de fatiga física e incluso de lesiones que
se pueden producir de una forma inmediata o por la acumulación de pequeños
traumatismos aparentemente sin importancia.
Las lesiones músculo-esqueléticas se pueden producir en cualquier zona del cuerpo,

pero son más sensibles los miembros superiores (hombros, brazos y manos) y la espalda,
en especial la zona dorsolumbar.
En los profesionales del sector sanitario tiene una especial incidencia el dolor de

espalda, debido a la movilización de pacientes y constituye un factor de riesgo para las
lesiones de espalda.

El conocimiento de las técnicas adecuadas de movilización de pacientes, supone un ortopedia rosario
elemento preventivo a la hora de evitar las lesiones en la espalda.

No podemos contemplar todas las situaciones posibles, pero si nos van a poder ortopedia rosario
orientar y ser de utilidad, no obstante, puede haber otras técnicas distintas de las que aquí
se van a incluir y serán igualmente válidas siempre y cuando respeten los principios ortopedia rosario

ergonómicos y de higiene postural.
Conocer estas técnicas preventivas, unido a una serie de recomendaciones ortopedia rosario
relacionadas con aspectos generales de los hábitos de vida, contribuye a que la actividad
laboral no suponga una merma en la salud y calidad de vida del trabajador.

Cada ortopedia rosario, uno de nosotros, en cada situación, debe reflexionar y adaptarse a las
circunstancias del paciente, del entorno sanitario y a las características antropométricas
propias y del resto de los compañeros que  ortopedia rosario colaboren en la movilización.
En la movilización de pacientes

HAY QUE REFLEXIONAR ANTES DE ACTUAR

Puesto que nos encontramos con que la carga es una persona que puede ser un
paciente dependiente total, un paciente semidependiente o un paciente autónomo de ortopedia rosario.

Si bien cada caso será valorado por separado, es importante que sea cual sea su
estado, se le motive para la colaboración en ortopedia rosario.

Esto puede conseguirse mediante la
explicación previa de cuáles son los movimientos que se le van a realizar, e incluso debe ortopedia rosario
darse un argumento motivador para el mismo y/o pedirle expresamente su
colaboración.

Nunca se debe escoger un movimiento que invalide al paciente.

Además del estado del paciente, otra serie de características como las circunstancias
que lo rodean

(si es portador de sondas, bolsas, sueros, etc.) y los medios de que se
dispone marcarán la necesidad de utilizar una u otra técnica.

Es necesario dejar patente que siempre será preferible el uso de los medios

técnicos disponibles (grúas), o la adopción de medidas organizativas para evitar la
movilización manual con pacientes.

Es más; no todas las soluciones que se pueden adoptar ortopedia rosario
son complicadas y costosas. Muchas veces, utilizar el sentido común puede llevar a
soluciones sencillas y efectivas ortopedia rosario.

Al final del movimiento o movilización, situaremos al paciente en una postura
cómoda y dejaremos a su alcance los utensilios necesarios ortopedia rosario.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica

Pág. 4/30
Manipulación de pacientes

Llamamos, manipulación, a los movimientos que permiten cambiar de posición, a
objetos o cuerpos humanos con el mínimo esfuerzo y riesgo para el profesional y para la
carga (cuerpo humano).

La mayoría de las personas que acuden a  ortopedia rosario nuestro complejo asistencial o las que se
encuentran ingresadas, tienen disminuidas sus capacidades a causa de su enfermedad o
avanzada edad, por lo en muchos casos no pueden movilizarse por sí mismos,

necesitando ortopedia rosario de la ayuda de los profesionales para realizar dichos movimientos. Éstos deben ser
ortopedia rosario realizados siguiendo unas normas mínimas establecidas para disminuir los riesgos y
favorecer la comodidad.

La movilización de los pacientes comprende las técnicas para colocarles y moverles
correctamente en la cama, así como el movimiento que deben realizar en la habitación o el ortopedia rosario

transporte a otros lugares del hospital a través de sillas de ruedas, camillas o en la propia
cama ortopedia rosario.

Riesgos de la movilización manual de pacientes
– Los riesgos se concretan en el manejo de cargas pesadas durante largos
períodos de tiempo o bien en periodos cortos pero de manera repetida (como ortopedia rosario
es más habitual en el caso de la movilización de los pacientes), todo ello unido a la ortopedia rosario
frecuencia con la que se lleva a cabo dicha tarea.

– ortopedia rosario La higiene postural, tanto estática como dinámica, es un factor fundamental a la
hora de realizar no sólo una adecuada movilización de personas, sino para cualquier
tipo de manipulación de cargas o esfuerzo.

– ortopedia rosario Los movimientos forzados de la espalda, con o sin carga, pueden llevar al límite
a los mecanismos de protección y  ortopedia rosario compensación. Los movimientos forzados pueden

lesionar ortopedia rosario las articulaciones, lesionar ligamentos y provocar contracturas musculares.

– La debilidad de la musculatura debida al sedentarismo o falta de actividad física
apropiada, ortopedia rosario supone un factor de riesgo añadido a los ya intrínsecos a las tareas de
movilización de pacientes. ortopedia rosarioLa musculatura de la espalda ha de ser fuerte para poder
afrontar las demandas de esta actividad, pero además, es fundamental que la ortopedia rosario
musculatura abdominal y los cuádriceps estén en condiciones de ayudar.

Siempre que no se sobrepase el límite tolerable de peso y que se emplee una ortopedia rosario
técnica correcta, el trabajo de movilización de pacientes puede facilitar la ortopedia rosario
adaptación muscular y ser beneficioso.

– El paciente en ocasiones, provoca movimientos bruscos no previstos o
inesperados que los profesionales del sector sanitario tienen que asumir en el
intento de evitar posibles lesiones o caídas del paciente con problemas de movilidad.

Se produce por tanto, un sobreesfuerzo que es ortopedia rosario ejecutado de manera muy rápida y
adoptando posturas que no son las adecuadas.

Esta circunstancia puede aumentar el
riesgo de lesión. ortopedia rosario.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia ortopedia rosario
Pág. 5/30

FACTORES A CONSIDERAR EN LA PREVENCIÓN DE LAS LESIONES DE ESPALDA
DEL ENTORNO
* ESPACIOS DE TRABAJO.
* EQUIPOS
* MOBILIARIO
* RUIDO, ILUMINACIÓN Y TEMPERATURA.
DEL PROFESIONAL

* CAPACIDAD FÍSICA Y PSÍQUICA ortopedia rosario
* FORMACIÓN EN TÉCNICAS DE MOVILIZACIÓN.
* ENTRENAMIENTO. ortopedia rosario
* VESTUARIO Y CALZADO.
* HÁBITOS HIGIÉNICOS

-POSTURALES
-ALIMENTICIOS
-TÓXICOS (TABACO, ALCOHOL).
-RITMO DESCANSO
-ACTIVIDAD (HORAS DE SUEÑO, EJERCICIO FÍSICO)
DEL PACIENTE
* ANTROPOMETRÍA.

* PATOLOGÍA ortopedia rosario
* INCAPACIDADES.
* FINALIDAD TERAPÉUTICA. ortopedia rosario
* FACTORES PSICOLÓGICOS.
* GRADO DE DEPENDENCIA.
* HIGIENE Y PROFILAXIS.
* PREVENCIÓN DE PROVOCAR ALGUNA PATOLOGIA AL ENFERMO ortopedia rosario
* ENTORNO FAMILIAR.

* RESPETO COMO PERSONA
DEL COMPLEJO ASISTENCIAL
* CULTURA DE SEGURIDAD
* COMUNICACIÓN ortopedia rosario
* ESTILO DE MANDO
* RITMO DE TRABAJO

* TRABAJO A TURNOS
* TURNICIDAD
* FORMACIÓN E INFORMACIÓN
* MANTENIMIENTO Y UTILIZACIÓN DE LOS EQUIPOS ortopedia rosario
Movilización manual de pacientes

Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 6/30
MEDIDAS DE PREVENCIÓN
– Ejercicio físico ortopedia rosario

Se debe considerar individualmente el tipo de ejercicio físico que necesita cada
profesional para mantener su musculatura en forma, teniendo en cuenta, en cada caso, las ortopedia rosario
características personales y antropométricas, requerimientos físicos de su actividad laboral
y sus hábitos individuales.

Hay que tener en cuenta que el ejercicio físico mal ejecutado, puede ser incluso ortopedia rosario
perjudicial. La natación es el más recomendado por sus beneficios, se realiza en descarga e
intervienen casi todos los músculos.

– Organización y distribución del trabajo
Es importante planificar y organizar el trabajo que requiera carga física entre el ortopedia rosario
personal que ha de asumir estas tareas.
Organizar cómo y qué persona llevará a cabo la movilización del paciente puede
evitar riesgos. ortopedia rosario.

– Planificar la movilización del paciente: Antes de mover al paciente se debe de conocer
su grado de dependencia (paciente dependiente  ortopedia rosario total, semidependiente o autónomo) y la
enfermedad o lesiones que tiene, así como valorar el espacio y los útiles disponibles.
– Planificar la actividad: Cada trabajador debe conocer la técnica más adecuada a aplicar

en cada momento. Es importante saber decidir si es mejor utilizar una ayuda mecánica o si
se ha de solicitar ayuda de uno o más compañeros.
También es importante explicar al paciente los movimientos que se van a realizar y pedir su
colaboración.
– Dar una orden única, clara y precisa para el movimiento.
– Higiene postural ortopedia rosario

Las lesiones producidas al realizar esfuerzos, son provocadas por ejecutarlos de
manera incorrecta, ortopedia rosario por desconocimiento del método o por no seguir las normas.
Los principios básicos para una correcta higiene postural son los siguientes:
– Mantener la espalda recta: Esta norma básica permite que las cargas que actúan
sobre la espalda lo hagan de manera vertical para que entren en juego los ortopedia rosario

mecanismos amortiguadores del disco intervertebral e impide que se produzcan
contracturas musculares ortopedia rosario. Si se inclina la espalda, se pierde la verticalidad y los
músculos se ponen a trabajar en unas condiciones de sobrecarga para ortopedia rosario mantener la
cohesión vertebral.

– Flexionar las rodillas: Este gesto permite que trabajen, como principal motor del
movimiento, los potentes músculos de las piernas (cuadriceps) y de los glúteos, ortopedia rosario
proporciona una mayor base de sustentación y mejora el equilibrio.

– Adecuar la altura del plano de trabajo según la tarea que vayamos a realizar
(ajustar la altura de la cama,…).

– Aproximarse a la zona de trabajo y al paciente a movilizar.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 7/30

– Sujetar al paciente próximo al cuerpo: A mayor distancia, el momento de fuerza
resultante es mayor y, por tanto, mayor fuerza tendremos que aplicar para superar
la resistencia.

Así, manteniendo al paciente cerca, la fuerza a la que se somete la columna es
mucho menor (porque al reducir la distancia, se reduce el momento de la fuerza
realizada para manejar la carga).

– Agarrar bien al paciente: Es importante conocer, para cada técnica de
movilización, el mejor agarre posible.

– Proporcionar una amplia base de apoyo: Para mantener una postura estable y
mover sin problemas al paciente, se deben colocar los pies separados y uno

ligeramente delante del otro. Con una buena base de apoyo se evitarán lesiones
porque se aprovechará el impulso mecánico producido en la movilización.

Es ortopedia rosario necesario que los pies estén orientados en el sentido del desplazamiento de la carga.
– Girar todo el cuerpo mediante pequeños movimientos de los pies para así evitar
realizar torsiones del tronco.

– Siempre que sea posible, utilizar puntos de apoyo (camillas, mesas, sillas, cabezal
de la cama…).

“ADOPTA SIEMPRE POSTURAS CORRECTAS TU ESPALDA TE LO AGRADECERÁ”
Técnicas de movilización de pacientes

La movilización manual de pacientes es el movimiento y cambio de lugar del
paciente. Se basa fundamentalmente en tres tareas: cargar, transportar y descargar.

Se llevará a cabo en las situaciones en las que no sea posible o no se requiera el uso
de ayudas mecánicas.

En las situaciones en las cuales el paciente no colabora o es muy voluminoso, se
recomienda utilizar una ayuda mecánica y/o solicitar ayuda a otros profesionales o
compañeros.

Existen diferentes movimientos específicos para la movilización de pacientes que el
trabajador debe conocer y practicar. Estos movimientos son descritos y secuenciados de
modo distinto y específico para cada una de las diferentes situaciones que puedan darse en
el ámbito sanitario.

Están descritas diferentes técnicas de movilización en función de:
– Estado del paciente: si puede o no colaborar
– Nº de profesionales que realizan la movilización
– Acción que debe ser realizada: incorporar o sentar

al paciente, moverlo a un lateral de la cama, giros,
paso de la cama a camilla o a silla, etc.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 8/30
Normas Generales de Movilización:
* Tendremos en cuenta que el paciente es una “carga especial “, las manos de los
profesionales del Complejo Asistencial de

Palencia deben ser utilizadas como si fueran
palas, nunca debemos apretar o tirar haciendo presión excesiva con los dedos.

No
sólo porque al paciente le vamos a ahorrar molestias si no porque haremos mejor el
trabajo y con menos esfuerzo, además de evitar

que pequeñas regiones musculares
sufran daños, Microtraumatismos.
* Si realizamos adecuadamente los movimientos conseguiremos reducir el esfuerzo
que debemos realizar,

ahorrando energía y evitando la fatiga física.
Principios fundamentales

Son los mismos que se tienen en cuenta en el movimiento de cargas:
– Mantener la espalda recta y no torcer el tronco.

– Aprovechar la fuerza de las piernas para descargar trabajo a la espalda.
– Mantener la carga pegada al cuerpo.
– Sujeción consistente de la carga.

– Mantener los pies separados, con un pie en dirección del movimiento.
– Uso del peso del cuerpo como contrapeso durante la movilización.
– Separar los pies y colocarlos lo más cerca del paciente
– Bloquear la columna vertebral (bloqueo de pelvis)

– Flexionar las piernas ortopedia rosario
– Buscar apoyos en asideros seguros (cabeceras, pies de la cama, arcos…) ortopedia rosario.
– No levantar cuando se pueda evitar, es preferible deslizar, empujar, girar,
bascular.
– No utilizar la punta de los dedos para hacer fuerza; las manos se utilizarán
como palas.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 9/30
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 10/30
PRINCIPIOS DE MECÁNICA CORPORAL

1. ESPALDA RECTA.
2. PIERNAS FLEXIONADAS.
3. CARGA CERCA DEL CUERPO.
4. PRESAS CONSISTENTES.
5. PIES SEPARADOS.
(UN PIE EN DIRECCIÓN DEL MOVIMIENTO)
6. CONTRAPESO DEL CUERPO
7. UTILIZACIÓN DE APOYOS.

TÉCNICAS MANUALES
“SI UTILIZAMOS A NUESTRO FAVOR
LAS LEYES DE LA BIOMECÁNICA,
TENDREMOS MEJORES RESULTADOS
CON NUESTRO ESFUERZO”

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 11/30

EJEMPLO DE LA SECUENCIA DE UN MOVIMIENTO
DE LA CAMA A LA SILLA, PACIENTES SEMIDEPENDIENTES
Acción:

– Saludar al paciente y ayudarle a ponerse en posición adecuada para iniciar el
movimiento (decúbito supino), dándole un argumento motivador para que ayude en

el cambio de postura, explicándole los movimientos que vamos a realizar para que
colabore.

– Usar dos puntos de contacto para ayudar a mover al paciente: una mano en la espalda
y otra bajo las rodillas.
– Mantener los pies separados; uno más adelantado en el sentido del movimiento.

– Ayudar al enfermo a que gire y se siente en el borde de la cama.

– Ponerle los zapatos y ayudarle a ponerse de pie.
– Flexionar las piernas y bloquear la pierna del paciente con nuestra pierna utilizando la
rodilla y el pie.
– Rodear su tórax con nuestros brazos.

– El paciente se apoyará en el borde de la cama y luego en el
brazo del sillón.
– Hacerlo pivotar sobre el pie que tenemos trabado, para que
quede colocado delante de la silla.

– Al sentarlo, usar el contrapeso de nuestro cuerpo.
– Acomodar al paciente y al final de la movilización le
preguntaremos si está cómodo.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 12/30

TÉCNICAS DE MOVILIZACIÓN
VOLTEO: Cambios de posición estando el paciente tumbado en la misma superficie.

DECÚBITO SUPINO A DECÚBITO LATERAL
Puntos de agarre: Posición del cuidador:
Han de estar en la misma línea: Piernas flexi

onadas
Rodilla – muñeca Un pie adelantado
Hombro- cadera Dos puntos de agarre (cadera y hombro)
El cuerpo en el centro de los dos puntos de
agarre.

Acción:
Hacemos girar al paciente trasladando el peso de nuestro
cuerpo, de la pierna adelantada a la atrasada, sincronizando el
balanceo o basculación del paciente con el nuestro, en bloque
hacia él.

Mantendremos las rodillas del paciente cruzadas y
controlaremos sus extremidades inferiores, si es necesario, o
si el paciente no puede flexionar las rodillas, las fijaremos con una almohada entre las rodillas.
Colocar el orinal, cuña:

Partiendo de la situación de decúbito lateral: Colocar el orinal
en posición vertical y ejercer presión sobre el mismo dejando

caer el peso de nuestro cuerpo al tiempo que hacemos girar al
paciente moviendo su rodilla, (la rodilla del paciente, estará
flexionada). Desplazando al paciente sobre la misma.

Si el paciente está en posición decúbito supino, le pediremos
que apoye pies y manos en la cama y tenga las piernas

flexionadas, le ayudaremos a levantar las nalgas de la cama,
colocando entonces por debajo la cuña con una mano y con la
otra le sujetamos las piernas para que no resbalen.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 13/30
ENDEREZAR: Situar en posición inicial antes del deslizamiento en la cama o la silla

TRASLADO HACIA EL CABECERO CON EL PACIENTE DEPENDIENTE EN DECÚBITO
SUPINO
Posición del paciente:

Las piernas del paciente se doblan si es posible o se colocan una encima de la otra.
Puntos de agarre:
Colocar nuestro antebrazo por debajo de la espalda del paciente pasándolo por debajo de su
axila, ejercer un agarre palmar completo.
Posición de los cuidadores:

Una rodilla apoyada encima de la cama, y el otro pie apoyado en el suelo y ligeramente
adelantado en dirección al movimiento,

la mano libre cogida al cabecero de la cama como
punto de apoyo, los hombros de los cuidadores bien cerca. Mantener la espalda recta
Acción:

Sincronizando la movilización, trasladar el peso de la pierna apoyada a la otra adelantando
el cuerpo hacia el cabecero. Deslizando el brazo por encima del colchón.

Si el plano de trabajo es más elevado, los cuidadores
apoyarán los dos pies en el suelo, con uno de ellos,
ligeramente más adelantado en la dirección de la
movilización.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 14/30

DESPLAZAMIENTO HACIA EL CABECERO DE LA CAMA CON EL PACIENTE
INCORPORADO

Puntos de agarre:
La axila del paciente encima de nuestro hombro, presionando al mismo tiempo sus costillas
con nuestro cuerpo y sujetando con la mano sus muslos.

Posición:
Una rodilla apoyada encima del colchón, el pie del suelo adelantado en el sentido del
movimiento (cabecero), la mano libre apoyada sobre el colchón.
Acción:

 

Cambiar el peso del cuerpo de la pierna que esta encima de la cama a la que esta apoyada
en el suelo adelantada, para hacer la fuerza con la pierna flexionada, soportar el peso con el
hombro.

TRASLADO HACIA EL CABECERO CON EL PACIENTE SEMIDEPENDIENTE EN
DECÚBITO SUPINO

– Nos colocaremos junto a la cama del paciente, frente a él y a la altura de su cadera.

– Pedirle que se agarre a la cabecera de la cama y flexionando sus rodillas, coloque la
planta de los pies apoyando sobre la superficie de la cama.

– Entonces colocamos nuestros brazos por debajo de las caderas del paciente.

– Se le pedirá al paciente que haciendo fuerza con sus pies y brazos intente elevarse.

– Es entonces cuando el profesional -con sus brazos- debe ayudar al paciente a subir
hacia la cabecera.

Si el paciente se encuentra bastante ágil, puede realizar él solo esta movilización
Movilización del paciente, ayudados por una sábana
Se realiza entre dos personas, situados uno a cada lado de la cama.

– Para esta técnica nos ayudaremos de una «entremetida» que es una sábana
doblada en su largo a la mitad.

– Se la colocaremos al paciente por debajo, de forma que llegue desde los hombros
hasta los muslos.

– Para ello colocaremos al paciente en decúbito lateral, lo más próximo a un borde
de la cama y meteremos la «entremetida» por el lado contrario al que está girado,

luego lo volveremos al otro lado y sacaremos la parte de «entremetida» que falta
de colocar.

Una vez colocada la «entremetida», se enrolla ésta por los laterales sujetándola cada
persona fuertemente, pudiendo así mover al paciente hacia cualquier lado de la cama
evitando las fricciones

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 15/30
INCORPORACIÓN EN LA SILLA

Posición del paciente: Puntos de agarre:
Pies del paciente cerca de la silla Nuestras manos presionando el
Cuerpo inclinado hacia delante abdomen del paciente u horizontalmente
la pelvis

Posición:
Piernas flexionadas, separadas y pegadas al respaldo de la silla.
Acción:
Estirar las piernas, para realizar la fuerza necesaria, inclinando el cuerpo hacia delante, al
tiempo que con las manos empujamos al paciente hacia atrás.
Si la incorporación del paciente es desde delante,
flexionaremos las piernas, mantendremos la espalda
recta, fijaremos la rodilla del paciente con la nuestra y

realizaremos el contrapeso del cuerpo.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 16/30
INCORPORAR: Pasar de tumbado a sentado al borde de la cama.

Puntos de agarre:
Una mano en la cadera del paciente o debajo de las rodillas y la otra en la espalda o por
debajo de los hombros. Agarre en forma de abrazo.

Posición del cuidador:
Mantener la espalda recta y los pies separados, uno de ellos en dirección al movimiento.
Acción:

Bascular de forma sincronizada con el paciente, con una de las manos hacemos que la
cadera y las piernas giren y queden colgando del borde de la cama

y con la otra mano
erguimos el tronco, de modo que incorporamos el cuerpo al borde de la cama en un solo
movimiento en bloque.

El paciente permanecerá sentado con las manos apoyadas en la cama y, si puede, los pies
en el suelo.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 17/30
DE LA CAMA A LA SILLA, PACIENTES DEPENDIENTES

Puntos de agarre:

La axila del paciente encima de nuestro hombro presionando al mismo tiempo sus costillas
con nuestro cuerpo, pasando la mano por debajo de sus muslos.
Posición:

Piernas separadas y flexionadas, la mano libre se apoya primero en la cama, luego en la
espalda del paciente sujetándolo y por último en la silla como apoyo.
Acción:

Al cargar nos incorporamos con la fuerza de las piernas, soportando el peso con el hombro.
Nuestro cuerpo bien erguido, mantener la espalda completamente vertical.
Al descargar flexionar las piernas usando el apoyo de la silla.
Movilización manual de pacientes

Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 18/30
TRANSFERIR: Trasladar un paciente de su posición de reposo.

DE LA CAMA A LA CAMILLA
Dependerá del grado de movilización del paciente y del número de trabajadores que
intervengan.

Colocar la camilla pegada y frenada, a lo largo de uno de los lados de la cama.

a) Si el paciente tiene movilidad se trasladará el mismo con algo de ayuda.

b) Si el paciente no tiene movilidad dependiendo del número de trabajadores puede
realizarse de las siguientes formas:

Con un solo trabajador: Situándose al otro lado de la camilla, tirará del paciente por
lo hombros, después por las caderas y por último por las piernas.

Otra forma, quizá mas adecuada desde el punto de vista ergonómico, es la siguiente,
el trabajador tirará de la manta o sabana sobre la que reposa el paciente hasta situarlo
en la camilla, por deslizamiento.

Si se realiza la movilización por varios trabajadores uno de ellos tratará de
sujetar la cabeza y los hombros del paciente mientras dure la movilización.

No debemos olvidar que la fuerza se ejercerá con las piernas mediante el paso del
nuestro peso a la pierna que tenemos atrasada.

Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 19/30

DE LA CAMA A LA CAMILLA, PACIENTES DEPENDIENTES

Puntos de agarre:
La colocación de los brazos es: el primero uno debajo de la nuca y hombros y el otro en la
región lumbar, el segundo uno bajo la región lumbar y el otro bajo las caderas y el tercero
uno bajo las caderas y el otro bajo las piernas.
Posición:

Espalda completamente vertical y pies en la dirección del movimiento, coordinación en los
movimientos entre todos los profesionales.
Acción:

Desplazamiento del paciente hacia el borde de la cama, flexionando las piernas y utilizando
el contrapeso del cuerpo.
Agarre en forma de abrazo, acercando el peso a nuestro cuerpo.

Paciente cerca del cuerpo para evitar esfuerzos, le levantan, giran los pies y avanzan hacia

la camilla, luego doblan las rodillas y apoyan los brazos en la misma, depositando
suavemente al paciente.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 20/30

LEVANTAMIENTO DESDE EL SUELO- PACIENTE DEPENDIENTE
LEVANTAMIENTO: Alzar a un paciente que se

encuentra en el suelo.
El levantamiento de un paciente que este en el suelo no se improvisa.
No precipitarse y buscar ayuda.
Se llevará a cabo por más de un trabajador
Incorporar al paciente, y colocarle una toalla por debajo de las axilas.
Agarre:

Con una toalla rodeando la espalda y por debajo de las axilas.
Con los antebrazos por debajo de las axilas.
Posición:

Piernas flexionadas con una pierna se bloquea la pierna del paciente y la otra separada.
Piernas flexionadas pies separados y uno hacia atrás.

Acción:
Estirar las piernas. Llevar el peso del cuerpo hacia atrás y la pierna libre también
desplazarla hacia atrás para aguantar el peso del cuerpo utilizando el contrapeso.

Estirar piernas levantándose y apoyándose con la pierna atrasada.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 21/30

GIRO: Rotar sobre el eje vertical.
El giro del paciente, lo vamos a realizar de la siguiente manera:
* Nos colocamos de frente al paciente sujetándolo
* Colocaremos nuestro pie (el del lado hacia donde giramos), en el lado interno
del pie del paciente.

* Con un giro de pelvis, conseguiremos girar nuestro pie y con él giramos el del
paciente.
TRASLACIÓN: Cambiar el paciente de su posición de reposo sin modificar la postura.

– Frenar la cama y colocar al paciente en posición horizontal (retiraremos la almohada)
– Nos colocamos en el lado de la cama hacia el que queremos desplazar al paciente y
colocamos el brazo más próximo del paciente sobre su tórax

– Pasar nuestro brazo por debajo del cuello del paciente hasta asir el hombro más
lejano y con el otro brazo, agarraremos su zona lumbar.
– Una vez sujeto, tiraremos suavemente hacia nosotros.

– Pasamos ahora nuestros brazos bajo los glúteos y bajo las rodillas y desplazamos la
otra parte del cuerpo.
Posición del cuidador:
Piernas flexionadas, separadas, una de ellas ligeramente estirada hacia atrás.
Acción:

El movimiento se llevará a cabo como en casos anteriormente expuestos, con el cambio de
peso de una pierna a otra.
Movilización manual de pacientes
Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Técnica
Pág. 22/30

TRANSPORTE: Desplazar al paciente en la misma posición a una cierta distancia.

El transporte de un paciente se realizará dependiendo del grado de movilidad del
mismo.

En todo caso cuando el paciente sea dependiente o semidependiente, el transporte
se realizará por más de un trabajador.
Pasar al paciente de la cama a la silla de ruedas

 Lo primero que hay que hacer es fijar las ruedas de la silla.

 Si la cama está muy alta se colocará un escalón que sea firme y que tenga una
superficie suficiente para que el paciente se mueva sin caerse

 El paciente se sentará al borde de la cama y se pondrá, la bata y las zapatillas (de
forma que no se le salgan con facilidad);

 La silla se coloca con el respaldo en los pies de la cama y paralela a la misma

 El profesional se coloca frente al paciente con el pie que está más próximo a la silla
por delante del otro, el paciente pone sus manos sobre del profesional mientras éste
lo sujeta por la cintura

 El paciente pone los pies en el suelo y el profesional sujeta con su rodilla más
avanzada la rodilla correspondiente del paciente para que no se doble
involuntariamente, girando junto con el paciente y,

una vez colocado frente a la
silla, flexiona las rodillas de forma que el paciente pueda bajar y sentarse en la silla.
Movilización manual de pacientes

Servicio Prevención Riesgos Laborales – Área Salud de Palencia
Pág. 23/30
Transporte del paciente mediante Silla de Ruedas o Camilla

Cuando la situación o el tipo de desplazamiento lo requieran, el transporte del paciente se
ha de realizar mediante la propia cama

, camilla o silla de ruedas.
Observaciones Generales:
El paciente deberá estar bien sujeto para evitar caídas en
su desplazamiento.
Evitar situaciones donde existan corrientes de aire o en
lugares donde el paciente pueda sentirse incómodo.
Como norma general, empujaremos la cama o camilla

desde la cabecera de la misma, de tal manera que los
pies del paciente sean los que vayan abriendo camino.
Igualmente la silla de ruedas se empujará desde la parte

de atrás de la misma, agarrándola por las empuñaduras.
Escenarios Específicos:

• Cuando se tenga que bajar rampas con camilla, debemos situarnos en la parte
inferior -piecero de la camilla- caminando hacia atrás, de forma que el paciente mire
hacia nosotros.

• Si bajamos la rampa con silla de ruedas, también tirando de la silla hacia atrás,
de forma que el paciente mire en la misma dirección que nosotros.

• Para entrar en el ascensor debemos abrir la puerta e ir introduciendo la camilla
por la parte de la cabecera, en primer lugar, o sea, entrará el profesional primero y

tirará de la camilla, de manera que la cabecera de la camilla entre en primer lugar.

• Para salir del ascensor el profesional abrirá la puerta y comenzará a sacar la
camilla por el lado de los pies (si el ascensor fuera lo suficientemente amplio, girará
la camilla dentro, y saldrá tirando de la cabecera) evitando al paciente golpes de
cualquier clase.

Una vez en el pasillo se colocará en el lado de la cabeza del paciente,
desde la cual empujará hacia delante, de tal manera que los pies del paciente sean
los que vayan abriendo paso.

• La entrada y salida del ascensor con silla de ruedas se efectúa también de
espaldas. Entrará primero el profesional tirando de la silla hacia atrás y una vez
dentro dará la vuelta a la silla para salir nuevamente de espaldas.

Semiología en ortopedia y traumatología - ¿Cómo realizar un diagnóstico adecuado?

Semiología en ortopedia y traumatología Cómo realizar un diagnóstico adecuado? Al igual que en el resto de la medicina, en la ortopedia y traumatología es muy importante lograr recabar una anamnesis y examen físico lo más completo posible. Para ello, el examinador debe ser capaz de ordenar su proceso diagnóstico con el fin de no olvidar detalles que sean importantes en el resultado. A medida que se va ganando experiencia, es lógico que el médico tienda a formar su propia secuencia de evaluación del paciente, sin embargo, en los inicios del aprendizaje médico es esencial Ortopedia Rosario que el alumno adquiera un

sistema esquematizado, una verdadera “Rutina”. A través del presente capítulo se propone un método más secuencial para la evaluación musculo-esquelética del paciente. Solo una vez que se interiorizan los elementos de la historia y examen, el alumno tendrá la facultad de “desordenar” el método de evaluación del paciente, según su orientación diagnóstica y su experiencia. El proceso diagnóstico Para ello el médico cuenta principalmente con 3 herramientas: la entrevista (anamnesis), el examen físico y los exámenes complementarios (laboratorios, imágenes, etc.). La forma más sencilla de entender el proceso diagnóstico es Ortopedia Rosario imaginar una serie de “coladores” que van reduciendo el pool

de diagnósticos diferenciales que pueden existir en un caso (Figura 2-1). Cada una de las herramientas mencionadas anteriormente corresponde a un “colador”, cada vez más fino y exigente. Se recomienda que siempre recuerden y apliquen esta forma de pensar; por ejemplo, un paciente que consulta por dolor de rodilla “gonalgia”, puede tener múltiples diagnósticos etiológicos diferenciales. La idea es que con la anamnesis estas posibilidades diagnósticas se reduzcan y al realizar el examen físico, sean aún menos. Anamnesis Examen físico Imágenes y Laboratorio Diagnóstico final Ortopedia Rosario Figura 2-1. Esquema del proceso diagnóstico en medicina. Una buena historia en conjunto con el

examen físico en la mayoría de los casos debería proponernos no más de 2 o 3 posibilidades diagnósticas. Es entonces cuando se aplica el tercer colador -el laboratorio- para distinguir entre esas 2 ó 3 posibilidades. Organizar los diagnósticos: Conviene organizar los diagnósticos dentro de “categorías generales”. En la patología del aparato locomotor es muy frecuente que el traumatólogo utilice 3 grupos etiológicos principales: traumático, degenerativo y por sobreuso (Tabla 2-1). Si un paciente joven consulta por gonalgia secundaria a Ortopedia Rosario una caída de altura, se entiende que la etiología posible estará incluida dentro de la categoría “traumática” y no “degenerativa”.

Tabla 2-1. Principales etiologías en traumatología • Traumática • Por sobreuso • Degenerativa • Inflamatoria infecciosa • Inflamatoria no infecciosa • Tumoral • Congénita • Metabólica • Vascular • Neurológica Habitualmente el síntoma principal en nuestra especialidad es el dolor, se debe por lo tanto agotar el estudio del mismo: forma de comienzo, antecedentes del traumatismo si existe, tiempo de evolución, tipo, factores agravantes o de alivio, bilateralidad, historia previa etc. El Examen Físico Tradicionalmente Ortopedia Rosario en semiología se describen 4 etapas principales del examen físico: 1) inspección, 2) palpación, 3) percusión y 4) auscultación. En traumatología no se realiza percusión

ni auscultación de estructuras musculo-esqueléticas. Por lo tanto, se propone sustituir estas dos etapas por: “rangos de movimiento” y “pruebas especiales”. INSPECCIÓN 1 PALPACIÓN 2 RANGOS DE MOVIMIENTO 3 PRUEBAS ESPECIALES 4 Como se mencionó anteriormente, al igual que con la semiología tradicional es muy probable que en la medida que ganen práctica y vayan modelando su propio “estilo” diagnóstico, ustedes mismos irán revolviendo o intercalando hallazgos de una etapa Ortopedia Rosario con otra anterior. Sin embargo, se recalca la importancia de realizar el examen físico de esta manera para evitar olvidar algún hallazgo específico o etapa que pueda ser clave en

el diagnóstico de alguna patología. “Cada uno debe generar una propia rutina”. En el examen musculo-esquelético, cada una de estas etapas va enfocada principalmente a los siguientes aspectos (Figura 2-2). INSPECCIÓN PALPACIÓN RANGOS DE MOVIMIENTO PRUEBAS ESPECIALES • Lesiones visibles • Cambios de coloración • Aumentos de volumen • Deformidades visibles • Aumentos de volumen • Cambios de temperatura • Dolor a la palpación • Ortopedia Rosario Deformidades palpables • Rangos de movimiento • Movilización activa • Movilización pasiva • Movimientos anormales Bostezos Cajones Figura 2-2. Pasos del examen físico en ortopedia y traumatología. Especial mención merece el “signo del dedo” el

que consiste en solicitar al paciente que nos indique con un dedo cuál o dónde es la zona o el punto más doloroso. Esto se debe relacionar con las estructuras anatómicas presentes en la zona señalada, de esta forma rápidamente podemos orientarnos en la etiología involucrada. 1. Inspección: – Lesiones visibles: son de gran importancia en traumatología, sobre todo si Ortopedia Rosario hay una herida en relación a la fractura, lo que implica una mayor riesgo de exposición (comunicadas con el medioambiente). – Aumentos de volumen: se ven en relación a luxaciones, fracturas desplazadas, derrames articulares, tumores, procesos infecciosos subcutáneos, hematomas, etc.

– Cambios de coloración: la presencia de equimosis puede traducir sangrado secundarios a lesiones ligamentosas, musculares o fracturas. Zonas eritematosas pueden reflejar procesos inflamatorios en evolución, eventualmente infecciosos. – Deformidades: hacen sospechar luxaciones o fracturas. 2. Palpación: – Aumentos de volumen: delimitados pueden producirse en contexto de derrames articulares o inflamación de bursas o vainas Ortopedia Rosario tendinosas, además de tumores. Difusos orientan a patología infecciosas o hematomas profundos, etc. – Cambios de temperatura locales: orientan a la existencia de procesos inflamatorios. Según la historia y resto del examen pueden ser de origen infeccioso (celulitis, artritis séptica) o puramente inflamatoria. – Dolor:

es importante consignar si el dolor es en relación a estructuras duras o blandas. Dolor óseo: se palpan las prominencias óseas claves según la articulación o segmento examinado. Orienta a fractura. Dolor en partes blandas: este punto puede ser más inespecífico. Es esencial saber qué estructuras blandas se están palpando, Ortopedia Rosario de manera que esto pudiese orientar si se trata de una lesión ligamentosa, inflamación de bursas o vainas, entesopatías, desgarros musculares, meniscos, etc. Por otra parte, siempre se debe recordar que en algunas zonas pueden existir varias estructuras superpuestas, por lo que se puede dificultar el diagnóstico diferencial. – Deformidades

patológicas: deformidades agudas pueden darse en contexto de fracturas o luxaciones, en tanto que deformidades de larga data pueden ser consecuencia de patologías del desarrollo o consolidación de fracturas con ejes alterados. 3. Rangos de movimiento (ROM) Para cada articulación existen rangos de movimientos fisiológicos. Ortopedia Rosario La restricción de estos puede estar dada por varias causas: en el caso de una restricción crónica, orienta a procesos degenerativos como la artrosis; en cambio, en una restricción aguda traumática, la sospecha apunta a fracturas, luxaciones, lesiones de elementos intraarticulares como meniscos, labrum, cartílago, etc. No se debe olvidar la etiología inflamatoria ya sea

pura (sinovitis por cristales, artritis reumatoide (AR) , Lupus, etc.) o infecciosa. Movilidad activa y pasiva: el dolor ante la movilización de una extremidad sugiere que “algo anda mal”. Ahora bien, las estructuras que pueden doler pueden ser agrupadas en Ortopedia Rosario dos grandes grupos: 1) intraarticular y 2) extraarticular. Para distinguir entre ambos grupos se debe realizar la movilización en dos fases (Tabla 2-2). De esta forma, la presencia de dolor a la movilización pasiva y activa sugiere compromiso intraarticular, si no hay dolor o este es de menor magnitud a la movilización pasiva es más probable la etiología extraarticular. Tabla

2-2. Movilización activa y pasiva y su significado semiológico. Método Orientación del dolor ACTIVA El paciente debe mover por sí mismo la extremidad. Compromiso extra o intraarticular. PASIVA El examinador es quien moviliza la extremidad. Ortopedia Rosario Compromiso intraarticular. Movimientos patológicos “Inestabidad articular”: siempre se debe determinar la presencia de movilidad patológica o “inestabilidades” en Varo o Valgo (pruebas de bostezos, Figura 2-3), o en movimientos con desplazamiento anterior o posterior patológicos. (pruebas de cajones, Figura 2-4). La presencia de estos signos sugiere daño capsulo ligamentoso.4. Pruebas especiales Según el segmento examinado existen diversas pruebas específicas para buscar lesiones de distintas estructuras.

En la Tabla 2-3 se nombran algunas pruebas especiales las cuáles serán revisadas con mayor detalle en los capítulos correspondientes. Tabla 2-3. Algunas pruebas especiales para distintas patologías Hombro Hawkins Ortopedia Rosario Manguito rotador Jobe Manguito rotador Yergason Tendinitis bicipital Mano Phalen Túnel carpiano Tinel Túnel carpiano Finkelstein Tenosinovitis de Quervain Rodilla Apley Meniscopatías McMurray Meniscopatías Lachman Ligamento cruzado anterior Cadera FABER Pinzamiento de cadera Ortolani-Barlow Displasia de cadera Tobillo Thompson Rotura del tendón de Aquiles Columna Lasegue / TEPE Lumbociática Spurling Cervicobraquialgia Adson Síndrome del opérculo torácico Exámenes de laboratorio Una vez con la historia y examen físico realizados, se debieran

tener no más de 2 o 3 diagnósticos etiológicos entre nuestras sospechas, es recién ahora cuando los exámenes de laboratorio pueden ayudar a confirmar o Ortopedia Rosario descartar distintas hipótesis. A diferencia de otras especialidades, en traumatología solicitar exámenes séricos y hematológicos es poco frecuente. Sin embargo, en algunas oportunidades suelen ser imprescindibles, como aquellas de causa infecciosa, inflamatoria, tumoral y obviamente el paciente quirúrgico donde hay que realizar una evaluación preanestésica. Dentro de las causas infecciosas, una de las patologías más importantes en la traumatología es la artritis séptica (AS). En ella el estudio sérico y del líquido sinovial nos permite

tomar la mejor decisión y conducta terapéutica. Dentro de los exámenes séricos más importante destacan: 1.Hemograma: una leucocitosis >12000 ya Ortopedia Rosario nos hace pensar en un proceso de inflamación/infección, y si esto se acompaña con desviación izquierda (aumento de las series inmaduras), permite inferir acerca de un proceso infeccioso con mayor seguridad. 2.VHS: velocidad hemática de sedimentación. Es un examen muy inespecífico. Cuando es muy alto >100 mm se debe sospechar, patología maligna, infecciones sobre todo TBC y enfermedades autoinmunes como la AR. Su elevación y descenso son lentos. 3.PCR: método de elección para evaluar infección bacteriana. Es un complemento junto

con el recuento leucocitario y VHS, sin embargo, también se eleva frente a un daño Ortopedia Rosario tisular o inflamación aguda traumática. Su curva de ascenso y descenso es más rápida que la VHS. Frente a la sospecha de un proceso inflamatorio/infeccioso a nivel articular, el estudio del líquido sinovial es imprescindible, nunca se debe postergar la punción articular (artrocentesis) si es que se está sospechando una artritis séptica. Sus valores referenciales pueden variar dependiendo del texto de estudio, pero los más aceptados se presentan en la Tabla 2-4. Con respecto al estudio del paciente con posible etiología tumoral primaria o secundaria

(metástasis de pulmón, mama, riñón, próstata), una buena anamnesis que Ortopedia Rosario incluya antecedentes familiares y la existencia de neoplasia previa, junto a un examen físico detallado, nos permitirá guiar la elección de varios exámenes generales y antígenos específicos, destacando: hemograma, VHS, electrolitos, perfil bioquímico (calcemia, fosfemia), fosfatasas alcalinas, antígeno carcinoembrionario (Ca coTabla 2-4. Parámetros específicos en el estudio del líquido sinovial Líquido Sinovial Normal No Inflamatorio Inflamatorio Infeccioso Aspecto Transparente Claro Amarillo turbio Gris, turbio opaco con filancia disminuida* Recuento leucocitos <200/mm3 200-2.000/mm3 2.000-50.000/mm3 80.000-100.000/mm3 , con PMN >75% Glucosa <100% plasma <100% plasma Levemente descendida <50% plasma Proteínas <30% plasma

<30% plasma Alta Alta Gram Ortopedia Rosario Sin resultado Sin resultado Sin resultado (+ o -) en 30% Etiología Artrosis AR, gota y artritis reactiva Artritis séptica * La filancia disminuye porque con la inflamación se secretan proteasas. lon), electroforesis de proteínas (mieloma múltiple) y antígeno prostático específico (Ca próstata), entre otros. Imagenología Los exámenes más solicitados en ortopedia y traumatología son las imágenes. Se explicará brevemente en qué consisten y cuándo están indicadas. Radiografías (Rx): Este tipo de examen se realiza de rutina en prácticamente todos nuestros pacientes, permite en forma rápida y económica confirmar o descartar gran parte de la

Ortopedia Rosario patología ósea. Consiste en la proyección de rayos X desde una fuente emisora sobre una placa receptora, atravesando el cuerpo del paciente. Existen 5 densidades radiológicas en el organismo: 1.Aire: con la mayor capacidad de penetración, pero baja absorción. 2.Grasa. 3.Partes blandas y líquidos. 4.Calcio: hueso. 5.Metal: prótesis, medio de contraste. Con la menor capacidad de penetración, pero alta absorción. Se denominan elementos radiolúcidos aquellas estructuras que son muy fáciles de atravesar por los rayos, por lo tanto generan un color “negro” (ejemplo: aire); y los elementos radiopacos son aquellos que los rayos X no Ortopedia Rosario pueden atravesar y generan un

color “blanco” (ejemplo: calcio, metales). Entre los negros y blancos se encontrará una gran gama de grises según cuán penetrables sean las estructuras. Como el calcio es radiopaco, y el hueso es el gran reservorio de calcio en el organismo, el hueso será radiopaco (Figura 2-5). Figura 2-5. Radiografía de hombro izquierdo anteroposterior. Por lo tanto, la radiografía en traumatología está orientada básicamente a evaluar la condición de partes duras, es decir, la condición de las estructuras óseas, pero también nos da información secundaria sobre las partes blandas. Dado que Ortopedia Rosario la radiografía es “una representación bidimensional de una estructura tridimensional”,

siempre se deben obtener al menos dos proyecciones distintas, para poder configurar la orientación espacial de las imágenes. Tomografía computada (TC): La TC es la recopilación de una serie de “radiografías” más sofisticadas. Luego un computador recopila esta información y crea una serie de cortes axiales, los que posteriormente se pueden procesar y obtener imágenes reconstruidas en otros planos, por ejemplo, coronales, transversales y sagitales. (Figura 2-6). Figura 2-6. Tomografía computada. (A) Reconstrucción 3D de la rodilla en el plano coronal. (B) Columna vertebral en Ortopedia Rosario el plano transversal. La ventaja de la TC es la capacidad de generar imágenes con

múltiples orientaciones y perspectivas de visualización, sin tener el problema de la sobreproyección de las radiografías convencionales. Además, se pueden interpretar las densidades intermedias, por lo que también permite evaluar de mejor forma las partes blandas, aunque solo en función de su densidad, y por lo tanto sigue siendo algo limitada para estas estructuras. Por ende, en traumatología la TC se usa principalmente para estudio de partes duras (óseas) donde se requiera ver con más detalle y precisión un área Ortopedia Rosario específica, por ejemplo, articulaciones y columna. Ecografía: Se basa en la emisión de una onda de ultrasonido a través del

cuerpo, la que rebota al encontrarse con mucha diferencia de impedancia acústica (resistencia de los tejidos) entre una estructura u otra, por ejemplo el paso de tendón a hueso. El transductor lee esta información y un computador la recopila y forma una imagen. En las estructuras duras como metales, hueso y cálculos, la onda rebota totalmente, y no es capaz de atravesar estas estructuras, formando una “sombra acústica”. Por el contrario, en el agua el Ortopedia Rosario sonido viaja muy bien ya que no hay diferencia de impedancia, dando una imagen muy clara según los grados de transmisibilidad o ecogenicidad de las

estructuras. Por ello, es un examen adecuado para evaluar estructuras con agua, pero inadecuado para evaluar estructuras duras. Por lo tanto, la ecografía es usada para evaluación de partes blandas (tejido subcutáneo, músculos, tendones, vasos), y dado lo anterior es muy utilizada en patologías secundarias y actividades deportivas y ocupacionales. Es importante recordar que, a diferencia de todos los otros exámenes en que la imagen es estática, en la ecografía Ortopedia Rosario la imagen es dinámica y el tipo de proyección depende de cómo el examinador sitúa el transductor, es decir, es un examen altamente “operador-dependiente”. Resonancia magnética (RM): En este examen

el paciente se introduce dentro de un magneto gigante, el que produce un campo electromagnético que “carga de energía” a los protones (H+) del cuerpo. Luego, al apagar el magneto, la energía se libera y es captada por el resonador. Esta información es recopilada por un computador el que arma una imagen tomográfica y multiplanar, que puede ser en 3 ejes: axial, sagital y coronal. Ortopedia Rosario Como el resonador capta H+ y el agua es H2 O, proporcionará imágenes de excelente calidad de partes blandas: músculos, tendones, ligamentos, cartílago, fibrocartílago (discos intervertebrales, meniscos), etc. La desventaja que radica en la RM

es su elevado costo, su poca disponibilidad y el tiempo que requiere el examen. La utilidad de la RM a nivel óseo radica en detectar edema (Figura 2-7) cuya etiología puede ser traumática, infecciosa, por sobrecarga o tumoral en cuyo caso también aporta información sobre las características de la matriz tumoral, su vascularización y extensión intra y extracompartimental. Figura 2-7. Ortopedia Rosario Resonancia Magnética de rodilla donde se aprecia edema óseo en el cóndilo femoral externo. Tabla 2-5. Resumen de los estudios imagenológicos frecuentes y sus indicaciones habituales Examen Indicaciones frecuentes Partes duras • Tejido óseo • Elementos metálicos (solo radiografías) Radiografía

Fracturas Luxaciones Estudio inicial de tumores TC Fracturas complejas desplazadas Fracturas articulares Lesiones de columna Partes blandas • Músculos • Tendones • Ligamentos • Cartílagos • Elementos nerviosos y vasculares Ecografía Desgarros musculares Lesiones tendinosas Atrapamientos nerviosos RM Lesiones cartílago articular Lesiones meniscales Discos intervertebrales Estudios médula espinal Fracturas por estrés Estudio avanzado de tumores Ortopedia Rosario Conceptos básicos y terminología Orientación espacial La posición anatómica se define con la persona de pie con brazos a los lados, extendidos y con las palmas de las manos hacia delante. A partir de esto, podemos hacer “cortes” o planos de sección del cuerpo humano

de la forma expuesta en la Figura 1-1: Sagital: corte longitudinal del cuerpo (o segmento) que va de anterior a posterior. Coronal: corte longitudinal del cuerpo (o segmento) que va de un lado al otro (sentido medio-lateral). Transversal: corte transversal del cuerpo (o segmento). Del punto de vista espacial tenemos Ortopedia Rosario la siguiente distribución: Anterior: hacia delante (frente) de la persona. Posterior: hacia atrás de la persona. Plano Coronal Plano Transversal Plano Sagital En el caso de la mano, anterior es sinónimo de volar (o palmar) y posterior es sinónimo de dorsal. Asimismo, para el pie se denomina plantar para la

planta del pie y dorsal para el dorso del mismo. Lateral: que se aleja de la línea media. Medial: que se acerca hacia la línea media. Proximal: que se acerca al origen del segmento en discusión. Distal: que se aleja del origen del segmento. Movimientos Ortopedia Rosario Movimiento activo: movimiento resultado de la acción muscular de la persona. El mismo individuo moviliza sin ayuda. Movimiento pasivo: movimiento resultado de la movilización por una fuerza externa. No hay acción muscular de la persona. Flexión: reducción del ángulo entre los segmentos proximal y distal de una articulación. Extensión: aumento del ángulo entre los segmentos

proximal y distal de una articulación. (Figura 1-2). A B Figura 1-2. Flexión (A) y Extensión (B) de la rodilla. Dorsiflexión: movimiento del pie o los dedos del pie hacia la superficie dorsal. Flexión plantar: movimiento del pie o los Ortopedia Rosario dedos del pie hacia la superficie plantar. (Figura 1-3). Abducción: movimiento hacia lateral. Aducción: movimiento hacia la medial. (Figura 1-4). Rotación interna (o medial): giro de la superficie anterior de la extremidad hacia medial. Rotación externa (o lateral): giro de la superficie anterior de la extremidad hacia lateral. Pronación: movimiento conjunto de codo y muñeca en que el antebrazo rota

internamente llevando la cara palmar hacia posterior. Supinación: movimiento conjunto de codo y muñeca en que el antebrazo rota externamente llevando la cara palmar hacia anterior. (Figura 1-5). A B Figura 1-5. Pronación (A) y Ortopedia Rosario Supinación (B). Inversión del tobillo: rotación del tobillo hacia medial. Eversión del tobillo: rotación del tobillo hacia lateral. Desviaciones y deformidades frecuentes Desviaciones de ejes Cada segmento del sistema musculo-esquelético tiene un eje propio en relación a la alineación de sus estructuras óseas, así como también una posición espacial neutra determinada. Distintas condiciones –sean traumáticas, congénitas, neurológicas o degenerativas– pueden llevar a una pérdida de

este alineamiento, produciendo las desviaciones y deformidades. Las principales alteraciones de estas son: En el plano lateral: Varo: el segmento distal al punto de referencia se desplaza hacia medial. Valgo: Ortopedia Rosario el segmento distal al punto de referencia se desplaza hacia lateral. (Figura 1-6). Desviación del segmento distal hacia lateral Desviación del segmento distal hacia medial Genu Valgo Normal Genu Varo Figura 1-6. Desviación en Valgo y Varo de la rodilla. * Este desplazamiento hacia medial en el caso de la cadera hace referencia al ángulo cérvicodiafisiario: Valgo es el aumento del ángulo, y Varo la disminución del ángulo. (Figura 1-7).En

el plano anteroposterior: Recurvatum: deformidad con convexidad hacia posterior. Antecurvatum: deformidad con convexidad hacia anterior. (Figura 1-8). Recurvatum Normal Antecurvatum Figura 1-8. Desviación en el Ortopedia Rosario eje anteroposterior. Algunas deformidades del pie Talo: cuando el pie se mantiene en dorsiflexión. Equino: cuando el pie se mantiene en flexión plantar. Plano: cuando el arco longitudinal está disminuido. Cavo: cuando el arco longitudinal está exagerado. Curvaturas de la columna vertebral Lordosis: curvatura de concavidad posterior, presente en la columna cervical y lumbar. Cifosis: curvatura de concavidad anterior presente en la columna torácica y el sacro. (Figura 1-9). Lordosis cervical Lordosis lumbar Cifosis torácica

Cifosis sacra Figura 1-9. Curvaturas fisiológicas de la columna vertebral. Alteraciones de la columna vertebral Hiperlordosis: lordosis exacerbada respecto a Ortopedia Rosario la normal. Hipercifosis: cifosis exacerbada respecto a la normal. Escoliosis: desviación de la columna con convexidad lateral. (Figura 1-10). Lateralización de la columna Figura 1-10. Escoliosis a nivel torácico. Mecanismos y energía en las fracturas Para comprender una fractura y sospechar el grado de compromiso óseo y de partes blandas adyacentes es muy importante conocer dos elementos: el mecanismo y la energía involucrada. Mecanismo Se refiere a la forma en cómo se produjo la lesión. Este puede ser: Directo: el

traumatismo afecta sin mediar interposiciones al segmento involucrado. La fuerza “entra” en la misma zona Ortopedia Rosario en que se produce la lesión. (Figura 1-11).Indirecto: la lesión es producida a distancia del punto de ingreso de la fuerza. (Figura 1-12). Figura 1-12. Representación de una fractura de pierna por mecanismo indirecto de rotación. La Tabla 1-1 resume los principales mecanismos con los tipos de rasgos de fractura que pueden generar. Energía La energía de un traumatismo está en estrecha relación con el daño que se puede producir. A mayor energía, mayor daño. Recordemos que la energía se define como el producto entre

la masa y la velocidad al cuadrado: F=m. v2 Esto Ortopedia Rosario implica que no solo la masa de los objetos tiene relevancia, sino también la velocidad (lo más importante) con la que impactan los objetos. Se definen en general 3 grados de energía: 1) baja, 2) moderada, y 3) alta energía. La forma de estimar el grado de energía es a través de la anamnesis. La alta energía hace referencia a situaciones como caídas de altura, alta velocidad, o armas de fuego. El ATLS (Advanced Trauma Life Suport ) define alta energía como una caída de una altura mayor a 6

metros (o el triple de Ortopedia Rosario la altura del individuo) o un impacto vehicular a más de 60 km/h. Mecanismos de alta energía suponen riesgo de fractura y gran compromiso de partes blandas, así como también lesiones en otros sistemas (politraumatismo). Mientras que una baja energía implicaría poco daño de partes blandas y no debería traducirse en fracturas. Una fractura producto de baja energía (caída a nivel) deberá hacer sospechar un hueso patológico de base (osteoporosis, tumores, etc). (Figura 1-13). Tabla 1-1. Mecanismos y ejemplos clínicos Mecanismo Rasgo de fractura habitual Ejemplo Directos Transverso o conminuta Fractura de ulna por defensa

Ortopedia Rosario Indirectos Torsión Oblicuo Fractura de maléolo peroneo por inversión de tobillo Rotación Espiroídea Fractura de tibia del esquiador Avulsión o tracción Transverso Avulsión de zonas de inserción ligamentosa por los mismos ligamentos al sobre exigir rangos de movimiento bruscamente Ejemplo: fractura de la base del 5to MTT

Nuestros Servicios

Asistente Domiciliario

Asistente Domiciliario

Enfermera a Domicilio Rosario

Enfermera a Domicilio

acompañante terapeutico rosario

Acompañante Terapéutico

ortopedia rosario

Ortopedia Rosario

traslados especiales rosario

Traslados Especiales Rosario

Ortopedia Rosario ❤️ Silla de Ruedas ❤️ 1 Cama Ortopédica

Ortopedia Rosario - ❤️ Enfermería a Domicilio ❤️ Silla de Ruedas❤️ Cama Ortopédica ❤️ Inodoro Portátil ⭐ Colchón Antiescaras ⭐ ISO 9001

Tipo de servicio: Ortopedia para Adultos Mayores

Otras Empresas que te Pueden Ayudar

ortopedia-online-rosario

Ortopedia Rosario

Cuidado de Adultos Mayores

Contratá Servicio Cama Adentro

Abrir chat
1
¡Hola! Soy Romina ¿En qué puedo ayudarte?